Actualización del informe sobre el dominio público uruguayo

En marzo de 2015 publicamos un informe sobre las estadísticas del dominio público uruguayo a partir de la información recabada en la base de datos autores.uy desde agosto de 2014. En aquella oportunidad, la muestra utilizada fue de poco más de 4.000 autores y autoras de nuestro país de todas las épocas. El objetivo del informe era mostrar el daño que se habría producido si el Parlamento en 2013 hubiera aumentado el plazo de derecho de autor desde los actuales 50 años después de la muerte del autor hasta 70 años, tal como pretendían la Cámara Uruguaya del Libro y Agadu.

Hoy les presentamos una actualización del informe sobre el dominio público uruguayo a partir de los datos totales acumulados sobre más de 10.000 autores hasta julio de 2017. Los nuevos datos confirman lo que ya habíamos advertido en 2015, pero agregan mayor solidez a las conclusiones. Las variaciones porcentuales de un informe a otro son ínfimas, lo cual habla de que la muestra de 2015 ya era suficientemente representativa del universo total de autores. No obstante lo anterior, el nuevo informe permite acercarnos un poco más a la magnitud real del dominio público nacional, así como al perjuicio social y cultural que causaría su privatización. Esta amenaza aún sigue presente, dado que diversos tratados de libre comercio, como el TLC Mercosur – Unión Europea que se encuentra negociando Uruguay, imponen la extensión del plazo de derecho de autor a 70 años post-mortem.

Los datos del informe

El dominio público es el estado que adquieren las obras autorales cuando expira el plazo de restricciones de derecho de autor. Una vez que las obras entran en dominio público, pueden ser accedidas y utilizadas por cualquier persona sin pedir autorización. En Uruguay las obras entran en dominio público 50 años después de la muerte del autor.

Las estadísticas sobre el dominio público que brinda autores.uy pueden vincularse con variables como el sexo y el período de restricción del derecho de autor. Veamos a continuación los datos actualizados en julio de 2017.

Con los datos que se encuentran disponibles hasta el momento, podemos afirmar que solo hay seguridad de que se encuentran en dominio público las obras del 15,7% de los autores que conforman el patrimonio cultural de Uruguay. En otras palabras, las obras del 84,3% de los autores tiene restricciones de acceso y uso social.

Si hubiera sido aprobada la propuesta legislativa introducida en la Rendición de Cuentas en julio de 2013 que pretendía extender el plazo de derecho de autor de 50 a 70 años después de la muerte de los autores, hoy estaría en dominio privado una buena parte del patrimonio cultural de nuestro país, incluyendo las obras de autores como Felisberto Hernández, Julio E. Suárez (Peloduro), Carmen Barradas, Lauro Ayestarán, Severino Pose, Petrona Viera, Roberto de las Carreras, Susana Soca, Benjamín Fernández y Medina, Enrique Amorim, Enriqueta Compte y Riqué, Juan José Morosoli, Yamandú Rodríguez, Luis Cluzeau Mortet, Líber Falco, Ernestina Méndez Reissig, Guillermo Cuadri, Joaquín Torres García y Paulina Luisi.

Estos son algunos ejemplos de autores reconocidos cuya obra habría vuelto a dominio privado, con el consiguiente impacto en la circulación y disfrute de su obra por parte de la ciudadanía, pero el abordaje del problema cobra otra magnitud si consideramos el análisis estadístico que permite autores.uy.

En caso de haberse aprobado la extensión del derecho de autor a 70 años post-mortem, el 15,7% de autores en dominio público que hoy tenemos se habría visto reducido a 9,4%. En otras palabras, el dominio público habría perdido un 40% de sus autores, lo que representa, con la información actual de la base de datos, más de 650 autores y varios miles de sus obras literarias, plásticas y sonoras, entre otras. Es de destacar que la base de datos cuenta actualmente con una fracción de los autores uruguayos, y si se extrapola a la totalidad estimada, esta cifra se eleva a varios miles de autores y decenas de miles de obras.

Porcentaje de autores que habrían vuelto al dominio privado en caso de haberse elevado de 50 a 70 años el plazo de restricción

Cuando combinamos los datos de dominio público con los datos de género las conclusiones son todavía más elocuentes.

Debido a la desigualdad de género en la sociedad uruguaya, históricamente más pronunciada en el siglo XIX y comienzos del XX, la producción autoral de las mujeres se concentra en el período contemporáneo. Más aún, hay elementos para deducir que las autoras han sido subrepresentadas en las fuentes históricas disponibles.

En consecuencia, la extensión en 20 años del plazo del derecho de autor, tal como se intentó en la Rendición de Cuentas de 2013 y como ahora propone el TLC Mercosur – Unión Europea, impactaría con especial severidad en la disponibilidad de obras de mujeres.

Mientras que la elevación de las restricciones a 70 años haría que un 39,9% de autores hombres volviera al dominio privado, este porcentaje sube al 52,3% en el caso de las mujeres.

Porcentaje de autores que volverían al dominio privado en caso de elevarse de 50 a 70 años los plazos de restricción, por género

Del total de mujeres autoras, actualmente sólo el 3,6% se encuentra en dominio público. Este porcentaje, ya de por sí preocupantemente escaso, bajaría al 1,69% si se extendiera el plazo de derecho de autor a 70 años post-mortem.

Visto desde otro ángulo, actualmente sólo el 4,8% del total de autores en dominio público son mujeres, cifra que se reduciría al 3,8% en caso de que se extendiera el plazo a 70 años.

En otras palabras, podemos seguir afirmando que, en caso de que se aumentara el plazo de derecho de autor de 50 a 70 años post-mortem, prácticamente se estaría cercenando el acceso libre a la producción autoral de las mujeres de nuestro país. Esto impactaría directamente en la visibilidad de las obras de estas autoras, ya que, existiendo mayores restricciones para reeditar y reutilizar sus obras, se haría más difícil que prosperasen estrategias para su visibilidad y rescate. Sabido es que la menor visibilidad pública de las mujeres como creadoras e intelectuales es uno de los factores que agudiza la desigualdad existente, al perpetuar los patrones de género imperantes.

Elevar el plazo de derecho de autor trae consecuencias negativas para el conjunto de la población. El aumento de las restricciones no solo perjudica el disfrute del patrimonio cultural por parte de toda la sociedad, sino que además resiente la nueva creación al limitar el acceso y la reutilización de la cultura. Por otra parte, como se desprende de las estadísticas, dichas restricciones impactan en forma diferencial sobre la producción de hombres y mujeres, provocando que el predominio de obras de hombres en el conjunto del patrimonio cultural común sea aún mayor.

El daño que no fue: análisis de los efectos perjudiciales del aumento de plazos de derecho de autor, en base a datos preliminares sobre dominio público en Uruguay

En agosto de 2014, Creative Commons Uruguay lanzó autores.uy, un proyecto para sistematizar la información que antes estaba dispersa o no accesible sobre los autores y las obras intelectuales uruguayas. El sitio web permite, entre otras funciones, la consulta de datos relacionados con la disciplina, la distribución geográfica y el sexo de los autores, posibilitando asimismo la identificación de obras y autores en dominio público.

El dominio público es el estado que adquieren las obras autorales cuando expira el plazo de restricciones de derecho de autor. Una vez que las obras entran en dominio público, pueden ser accedidas y utilizadas por cualquier persona sin pedir autorización. En Uruguay las obras entran en dominio público 50 años después de la muerte del autor. Al margen de este período de restricción, los autores pueden decidir utilizar licencias abiertas, como las Creative Commons, pero en este caso se trata de una autorización explícita de cada autor y no de un derecho cultural garantizado por ley.

Las estadísticas sobre el dominio público que brinda autores.uy pueden vincularse, además, con variables como el sexo y el período de restricción del derecho de autor.

Con los datos que se encuentran disponibles hasta el momento, podemos afirmar que solo hay seguridad de que se encuentran en dominio público las obras del 14,5% de los autores que conforman el patrimonio cultural de Uruguay. Dicho en otros términos, las obras del 85,5% de los autores tiene restricciones de acceso y uso social.

Aunque esta situación no es alentadora, es de recibo analizar qué habría sucedido si hubiera sido aprobada la propuesta legislativa, introducida en la Rendición de Cuentas en julio de 2013, que pretendía extender el plazo de derecho de autor de 50 a 70 años después de la muerte de los autores. Esta medida, conocida como el artículo 218, habría pasado a dominio privado una buena parte del patrimonio cultural de nuestro país y las obras de autores como Felisberto Hernández, Carmen Barradas, Severino Pose, Roberto de las Carreras, Benjamín Fernández y Medina, Enrique Amorim, Susana Soca, Juan José Morosoli, Yamandú Rodríguez, Luis Cluzeau Mortet, Líber Falco, Guillermo Cuadri y Joaquín Torres García.

Estos son solo algunos ejemplos de conocidos autores cuya obra habría vuelto a dominio privado, con el consiguiente impacto en la circulación y disfrute de su obra por parte de la ciudadanía, pero el abordaje del problema cobra otra magnitud si consideramos el análisis estadístico que permite autores.uy.

En caso de haberse aprobado el artículo 218 en el año 2013, el 14,5% de autores en dominio público que hoy tenemos se habría visto reducido a 9,4%. En otras palabras, el dominio público habría perdido un 35% de sus autores, lo que representa, con la información actual de la base de datos, más de 200 autores y varios miles de sus obras literarias, plásticas y sonoras, entre otras. Es de destacar que la base de datos cuenta actualmente con una fracción de los autores uruguayos, y si se extrapola a la totalidad estimada, esta cifra se eleva a varios miles de autores y decenas de miles de obras.

Porcentaje del DP que se habria privatizado

Cuando combinamos los datos de dominio público con los datos de género obtenemos conclusiones aún más elocuentes.

Debido a la desigualdad de género en la sociedad uruguaya, históricamente más pronunciada en el siglo XIX y comienzos del XX, la producción autoral de las mujeres se concentra en el período contemporáneo. Más aún, hay elementos para deducir que las autoras mujeres han sido subrepresentadas en las fuentes históricas disponibles.

En consecuencia, la privatización del dominio público impulsada por el artículo 218 habría impactado con especial severidad en la disponibilidad de obras de autoras mujeres.

Mientras que la elevación de las restricciones a 70 años habría hecho que un 34% de autores hombres hubiera vuelto al dominio privado, este porcentaje se eleva al 59% en el caso de las mujeres.

Afectacion de elevar las restricciones en hombres y mujeres

Del total de autoras mujeres, actualmente sólo el 3,75% se encuentra en dominio público. Si se hubiera aprobado el artículo 218 de la Rendición de Cuentas, extendiendo el plazo de derecho de autor a 70 años post-mortem, sólo el 1,52% de las autoras se encontraría en dominio público.

Visto desde otro ángulo, actualmente sólo el 5,1% del total de autores en dominio público son mujeres, cifra que se hubiera reducido al 3,1% en caso de que se hubiera aprobado el fracasado artículo 218 de la Rendición de Cuentas.

En otras palabras, prácticamente se habría cercenado el acceso libre a la producción autoral de las mujeres de nuestro país. Esto impactaría directamente en la visibilidad de las obras de estas autoras, ya que, al pesar mayores restricciones para reeditar y reutilizar sus obras, se haría más difícil que prosperasen estrategias para su visibilidad y rescate. Sabido es que la menor visibilidad pública de las mujeres como creadoras e intelectuales es uno de los factores que agudiza la desigualdad existente, al perpetuar los patrones de género imperantes.

Elevar el plazo de derecho de autor trae consecuencias negativas para el conjunto de la población. El aumento de las restricciones no solo perjudica el disfrute del patrimonio cultural por parte de toda la sociedad, sino que además resiente la nueva creación al limitar el acceso y la reutilización de la cultura. Por otra parte, como se desprende de las estadísticas, dichas restricciones impactan en forma diferencial sobre la producción de hombres y mujeres, provocando que el predominio de obras de hombres en el conjunto del patrimonio común sea aún mayor.