Taller de dominio público y digitalización en la biblioteca Francisco Schinca

Biblioteca Francisco Schinca – Foto: Intendencia de Montevideo

El martes 10 de octubre, de 9 a 12 hs, realizaremos en la biblioteca pública Francisco Schinca una nueva jornada sobre digitalización del patrimonio. La jornada incluirá un taller sobre dominio público y digitalización, y la presentación de los resultados de la digitalización de 30 nuevas obras literarias uruguayas de alto valor patrimonial.

Este trabajo en conjunto con la biblioteca Francisco Schinca es el último de una serie de seis etapas que fueron parte del proyecto “Autores.uy: digitalización del patrimonio literario en bibliotecas públicas”, premiado por el Fondo Concursable para la Cultura, que dio como resultado más de 180 obras uruguayas digitalizadas y puestas a disposición en Internet para toda la ciudadanía. Las etapas anteriores fueron junto a la Biblioteca del Poder Legislativo, el Área de Información y Bibliotecas de la Intendencia de Canelones (en coordinación con las bibliotecas de Soca, Las Piedras, Suárez y Canelones), la Biblioteca Municipal José Artigas de Maldonado, la biblioteca del Museo Zorrilla y la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola.

El taller y la presentación de resultados se realizarán en la sede de la biblioteca pública Francisco Schinca, en el barrio de La Unión (Av. 8 de Octubre 4210, Montevideo). Incluirá la demostración práctica del escáner de libros Do It Yourself con el que digitalizamos cientos de obras en bibliotecas de todo el país. La actividad es abierta y gratuita.

Agradecemos especialmente a la biblioteca pública Francisco Schinca por el apoyo y la colaboración que nos han brindado.

17/10 – Autores.uy: Presentación de la digitalización del patrimonio literario en bibliotecas

El 17 de octubre tendrá lugar la presentación de resultados del proyecto “Autores.uy: Digitalización del patrimonio literario en bibliotecas públicas” premiado en los Fondos Concursables para la Cultura. El proyecto incluyó la digitalización y puesta a disposición en Internet de 180 obras de alto valor patrimonial, en conjunto con 5 bibliotecas públicas y una biblioteca comunitaria de Montevideo, Canelones y Maldonado. Las bibliotecas que participaron fueron la Biblioteca del Poder Legislativo, el Área de Información y Bibliotecas de la Intendencia de Canelones (en coordinación con las bibliotecas de Soca, Las Piedras, Suárez y Canelones), la Biblioteca Municipal José Artigas de Maldonado, la biblioteca del Museo Zorrilla, la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola y la Biblioteca Francisco Schinca.

El evento contará con un panel en el que hablarán Rodrigo Barbano (coordinador del proyecto), Alejandro Gortázar (Doctor en Letras e investigador del proyecto), Mónica Paz (Directora de Servicios Bibliotecológicos de la Biblioteca del Poder Legislativo) y Silvia Pérez Díaz (Presidenta del Consejo de Derechos de Autor del Ministerio de Educación y Cultura).

Se presentarán las obras digitalizadas que se pusieron a disposición de la ciudadanía en Internet y se realizará una demostración de las tecnologías abiertas utilizadas para la digitalización de los libros. Además, se presentará la nueva versión del portal autores.uy, que incluye importantes novedades como la lectura de obras en línea y la adaptación del sitio a dispositivos móviles. Autores.uy actualmente se ha establecido como la principal base de datos de autores de Uruguay, brindando acceso libre a la información sobre autores y autoras de Uruguay, y poniendo a disposición de la sociedad más de 2.000 obras en dominio público. De esta manera, esta iniciativa de Creative Commons Uruguay se constituye como una herramienta fundamental para el libre acceso a la cultura uruguaya.

El evento será el martes 17 de octubre a las 19 hs en el Centro Cultural de España (Rincón 629, Ciudad Vieja).

Una cultura de y para todxs

Por Alejando Gortázar

Paulina Luisi. Fuente de la fotografía: Wikimedia Commons.

La colección de libros que trabajamos con la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola de Paso de la Arena tiene varios hallazgos importantes: los cuatro tomos de las Efemérides uruguayas (1956) de Arturo Scarone, que registra hechos históricos desde el 1 de enero de 1730, fecha oficial de la creación de Montevideo, hasta 1950; el tomo I de los Escritos selectos de Andrés Lamas, los Cuentos completos de Carlos Reyles, textos humorísticos de Peloduro y dos libros de Juan José Morosoli, entre otros.

No sería un problema, y creo que para muchos lectores tampoco, reconocer los nombres de estos grandes hombres de la literatura y las ideas en Uruguay. Sin embargo no sería tan fácil, creo, dar cuenta de las escritoras que aparecen en la colección. Siempre se podrá decir que lo que hizo que estos hombres se hicieran conocidos es la calidad de su literatura y no la homosociabilidad más o menos cerrada del campo literario o el conjunto de discursos y prácticas que sitúan a la mujer en el lugar del objeto pasivo (modelos para cuadros o esculturas, musas inspiradoras) y no de la productora de arte.

En esta colección, con excepción de Paulina Luisi, de quien se recuperaron obras fundamentales para la historia del feminismo en Uruguay, y de Delmira Agustini, el resto de las autoras difícilmente aparezcan en un lugar de destaque entre los grandes autores uruguayos. Pese a las condiciones siempre adversas, las mujeres escritoras y lectoras estuvieron presentes en la historia cultural uruguaya desde muy temprano en el siglo XIX, muchas veces bajo el amparo del paternalismo de los hombres, otras reproduciendo estereotipos de mujer-esposa-madre, en no pocas ocasiones como mujeres libres y luchadoras, a veces a contracorriente de la cultura hegemónica.

Feministas en todas partes

La lucha por la igualdad del movimiento feminista en Uruguay logró que la mujer uruguaya pudiera votar por primera vez en las elecciones de 1938. Según Sapriza un titular de la revista Mundo Uruguayo expresa la reacción de la cultura hegemónica ante el hecho del voto: “Las mujeres votan, ¿qué más pueden pedir?”. En 1946 se aprueba la ley N.º 10.783 que declara que hombres y mujeres “tienen igual capacidad civil”, que abría nuevos espacios de negociación con la cultura hegemónica.

En ese marco se inscribe la obra y la praxis de Paulina Luisi, que desarrolló su actividad y militancia tanto en el ámbito nacional como en el terreno internacional en la Liga de Naciones.

El libro La mujer uruguaya reclama sus derechos políticos, edición al cuidado de Luisi, reúne las intervenciones de un acto feminista realizado el 5 de diciembre de 1929 en el “Salón de Actos Públicos de la Universidad”, así como un anexo con documentos entre los que se destacan el Programa de la Alianza Uruguaya de Mujeres y el Programa del Consejo Nacional de Mujeres.

El discurso de Luisi recordaba un evento realizado el 25 de abril de 1917 en el mismo lugar, en el que 52 mujeres reclamaron “participar en la vida política de la nación”. Decía Luisi que ya no era un grupo reducido, que “la conciencia de la mujer uruguaya se ha despertado” y afirma: “La mujer de 1929 no tiene recelo en defender sus convicciones y en reclamar resueltamente los derechos que le corresponden y la participación que le pertenece en la vida nacional” (30). En más de 10 años las mujeres organizadas sentían y celebraban un avance significativo y el discurso de Luisi daba cuenta de la lucha de las mujeres en el escenario mundial y su lugar en la política.

La lista de oradoras da cuenta de un importante número de mujeres profesionales del derecho y la medicina: la propia Luisi (Doctora en Medicina), Carmen Onetti (Profesora de Secundaria), Leonor Hourticou (Maestra), Cristina Dufrechou (Maestra), Elisa Barros Daguerre (Doctora en Medicina), Elvira Martorelli (Abogada) , Laura Cortinas (Escritora), Luisa Machado Bonet de Abella Escobar (Escribana), Adela Barbitta Colombo (Periodista), Br. Olivia de Vasconcellos (Estudiante de Derecho), María Inés Navarra (Doctora en Medicina). Otras dos publicaciones relacionadas con el ámbito profesional de la medicina en las que las mujeres participan o son autoras son: Primera Semana Nacional de Defensa contra el cáncer (1930), en la que participa la Dra. Luisi entre siete hombres, y Insuficiencia cardíaca aguda del lactante (1938) de la Dra. María Luisa Saldún de Rodríguez.

Finalmente, los dos tomos de Otra voz clamando en el desierto (1948) de Paulina Luisi, como ella misma anuncia en su prólogo, recogen distintos trabajos suyos en “cuarenta años de lucha contra la Reglamentación de la prostitución y los regímenes de represión contra las mujeres prostitutas”, bajo el pretexto de “Lucha y profilaxis de las enfermedades venéreo-sifilíticas” (XVII). En el capítulo III la autora explica el abolicionismo y su lucha contra la reglamentación de la prostitución:

Nuestro deber de mujeres conscientes de nuestra misión en la humanidad, está en poner en juego todos nuestros esfuerzos para combatirla. Mientras no nos sea dado destruirla, hemos de empeñar todas nuestras energías para disminuir por lo menos sus efectos, facilitando la rehabilitación de las infelices que dieron un mal paso, e impidiendo por todos los medios a nuestro alcance la extensión del mal (41-42).

Esta reflexión, humanista y radical, que se negaba a aceptar la trata de personas y la conversión de la mujer en mercadería, disputaba el espacio público con los discursos higienistas pero también con los católicos. En 1947 un columnista de El Bien Público argumentaba contra la prostitución pero desde el lugar de lo indecoroso de su exhibición pública y fundamentalmente para reclamar al Estado que le dejara a la Iglesia la tarea de “redimir” a las mujeres que se entregaban al vicio (26 de octubre de 1947). El feminismo contemporáneo, con otras referencias teóricas y otros problemas en el horizonte, sigue debatiendo la prostitución en términos de abolicionismo o reglamentación.

En Montevideo hay (mujeres) poetas

En el acervo digitalizado aparece la poesía escrita por mujeres en Uruguay en un período largo de tiempo que va de 1898 a 1950. La muestra se abre con Aleteos: primeras poesías (1898) de María Herminia Sabbia y Oribe; Oro viejo (1910) de Esther Parodi Uriarte de Prunell; Los astros del abismo (1924), edición póstuma de Delmira Agustini; Conciencia del canto sufriente (1928) de María Adela Bonavita; Trilogía de la maternidad (1937) de Maruja Aguiar de Mariani; y, finalmente, tres libros de Graciela Saralegui Leindekar: Hilera de tréboles (1942), Sombras sin sueño (1949) y Mares vegetales (1950).

La poesía de Sabbia y Oribe, deudora de una estética romántica, está dedicada a sus padres y recibe el apoyo, a través de textos que anteceden sus propios textos, de intelectuales hombres como Eduardo Acevedo Díaz o Carlos Roxlo. La investigadora María Bedrossián la señala entre un conjunto de autoras desconocidas o poco estudiadas que escriben y publican entre 1890 y 1910:

Entre la fidelidad a lo oficial y su “saberse” escritora –no olvidemos que son de las primeras en probar la escritura– cada una irá ilustrando aspectos de la evolución de su propia obra en lucha o en alianza con la cultura masculina. Con sentimientos impregnados de modestia, de duda, de insuficiencia, de autosupresión y culpa irán diciendo de soslayo sus verdades.

En una clave algo distinta pueden leerse los poemas de Parodi, sonetos en su mayoría, en los que aparece una voz poética rebelde y provocadora:

Yo desprecio la Vida, yo desdeño a la Muerte
y aunque me siento débil sabré sentirme fuerte
para adornar tus sienes con las flores del Mal (“Pesimismo”, 6)

Como sostiene Bedrossián las poetas encontraron la forma de hablar “de soslayo” y algunas apostaron a más. La poesía de Parodi y la de Agustini abren un espacio en el encuentro con el amante y con su propia sexualidad, un poco más abierto. Ya no se trabaja solamente desde la fragilidad o el rol asignado a los sentimientos, sino de una experiencia en el cuerpo:

No bebas con Musset ni con lord Byron,
ni vayas por Verlaine a la taberna;
mi copa—que es de carne—la tallaron
mis manos para ti. Es ella eterna. (Parodi, “Bebe en mi copa!…”, 28)

Los brazos de mi lira se han abierto
Puros y ardientes como el fuego; ebrios
Del ansia visionaria de un abrazo
Tan grande, tan potente, tan amante
Que haga besarse el fango con los astros. . .
Y otras cosas más bajas y sombrías
Con otras más brillantes y más altas!… (Agustini, “Primavera”, 33)

El sentimiento, una cierta idea de transparencia y sinceridad, se sustituyen aquí por una plena conciencia del lenguaje poético (los brazos de mi lira, las flores del mal), una mirada crítica sobre el mundo de los escritores hombres (Musset, Byron, Verlain) y una conciencia del cuerpo como medio para expresarse (la copa de carne, el abrazo amante).

Ese decir “de soslayo” aparece también en la poesía de María Adela Bonavita, que en 1928, patrocinada por un grupo de amigos y amigas, publica Conciencia del canto sufriente con el espaldarazo del poeta Pedro Leandro Ipuche, que escribe el prólogo. En la poesía de Bonavita el diálogo con el amante (La Sombra, que para Ipuche es la sombra de dios, es parte de su “anhelo metafísico”) esconde resistencias más o menos veladas, y también reivindicaciones, más o menos veladas. En el poema “El Reflejo” (36-38), la sombra del amante “absorbe todos los colores de mi rayo de luz”, pero no todos “no Aquel… Inefable y Lejano!” (37). Más adelante en “El Alma”, la voz poética vuelve a “la Sombra”:

Es en vano que me busque en la Sombra.
No me encuentro.
No me entiendo en la Sombra (45)

Sea dios o el amante, la Sombra no ofrece a la poeta el reflejo, la capacidad de encontrarse allí con una imagen reconfortante de sí misma, por eso su “mirada se desvía” hacia su interior para hallar su verdad.

La vida de Bonavita fue breve. Nació en 1900 y murió a los 34 años. En 1956 su hijo Luis Pedro Bonavita publica Poesías (1956) en la editorial Asir. El texto reúne toda la poesía escrita por María Adela, maestra sin título, educadora, que dedicó sus esfuerzos a los niños del ámbito rural en San José.

Aperturas

La muestra de poesía escrita por mujeres no se acaba en las autoras analizadas, pero ya ponen de relieve la enorme diversidad de posiciones que asumen las mujeres a la hora de tomar la palabra e ingresar al mundo (masculino) de la literatura. La recuperación de este material en dominio público abre más posibilidades para comprender las realidades de las mujeres en distintos espacios, la historia de sus luchas, de sus victorias y fracasos, y las estrategias desarrolladas para llegar al punto en el que está hoy el colectivo. Ojalá las obras encontradas y puestas a disposición ayuden a seguir construyendo memorias históricas más amplias y democráticas.

Resultados de la digitalización junto a la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola

Ayer viernes 22 de setiembre hicimos la presentación de los resultados de la digitalización de obras en dominio público del acervo de la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola. La presentación tuvo lugar en la biblioteca, que está en el barrio de Paso de la Arena. Como en ocasiones anteriores, la Biblioteca del Poder Legislativo y la Biblioteca de la Facultad de Humanidades de la Udelar también aportaron obras de su acervo. La nueva colección de 30 libros (7068 páginas) incluye obras de alto valor patrimonial. Las obras digitalizadas se encuentran a disposición para descargar y compartir libremente en autores.uy. La colaboración con la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola es la quinta etapa del proyecto “autores.uy: digitalización del patrimonio literario en bibliotecas públicas“, premiado por el Fondo Concursable para la Cultura, para digitalizar libros en conjunto con seis bibliotecas de distintos departamentos del país, además de realizar charlas y talleres sobre digitalización del patrimonio cultural y dominio público. En octubre trabajaremos en la última etapa del proyecto junto a la Biblioteca Francisco Schinca del barrio de La Unión. En la primera infografía, les compartimos un resumen de los resultados de la colaboración con la Biblioteca Comunitaria Paco Espínola.

La segunda infografía es una línea de tiempo de algunas de las principales obras digitalizadas en esta oportunidad. Cada “gota” representa una obra y cada color, una disciplina. La colección incluye obras de Paulina Luisi, Andrés Lamas, Carlos Reyles, Graciela Saralegui, Maruja Mariani, Arturo Scarone, Julio E. Suárez (Peloduro) y Juan José Morosoli, entre otros autores.

Las obras digitalizadas están en dominio público. Son de uso y acceso libre. Se pueden copiar y distribuir sin restricciones. A continuación les compartimos la lista de obras.

Imagen Título Autor(es) Año de publicación
Portada del libro Aleteos María Herminia Sabbia y Oribe 1898
Portada de Oro viejo Oro viejo Esther Parodi Uriarte de Prunell 1910
Portada Actas de la Honorable Junta de Representantes de la Provincia Oriental 1920
Portada de Escritos selectos del  Dr. D. Andrés Lamas Escritos selectos del Dr. D. Andrés Lamas Andrés Lamas 1922
Portada de Conmemoración del II centenario de Montevideo Conmemoración del II cententario de Montevideo 1926
Conciencia del canto sufriente Conciencia del canto sufriente María Adela Bonavita, Pedro Leandro Ipuche (Prologuista) 1928
Portada del libro Primera Semana Nacional de Defensa contra el Cáncer José Serrato, Carlos Butler, Alfonso C. Frangella, Paulina Luisi, Justo M. Alonso González, Diego Martínez Olascoaga, Juan Andrés Cachón, Eduardo J. Couture 1930
portada del libro El gaucho florido Carlos Reyles 1930
Portada del libro La mujer uruguaya reclama sus derechos políticos La mujer uruguaya reclama sus derechos politicos Paulina Luisi (Compilador) 1930
portada del libro Algunos recuerdos de “la carrera” hasta 1936 Alberto Guani 1936
Portada del libro Trilogía de la Maternidad Maruja Mariani 1937
Portada de El arriero del sol El arriero del sol Juan B. Silva 1937
Portada del libro Insuficiencia cardíaca aguda del lactante María Luisa Saldún de Rodríguez, José Bonaba 1938
Portada de Hilera de Tréboles Hilera de tréboles Graciela Saralegui 1942
portada del libro Teatros de barrio Alfredo Venditto 1945
Portada del libro Otra voz clamando en el desierto. Tomo 2 Paulina Luisi 1948
portada del libro Otra voz clamando en el desierto. Tomo 1 Paulina Luisi, Carlos Salvagno Campos (Prologuista) 1948
Portada de Sombras sin sueño Sombras sin sueño Graciela Saralegui 1949
Portada del libro Mares vegetales Graciela Saralegui, Nerses Ounanian (Ilustrador) 1950
Portada del libro Poesías María Adela Bonavita, Luis Pedro Bonavita (Prologuista) 1956
Portada de "Efemérides uruguayas. Tomo 4" de Arturo Scarone Efemérides uruguayas. Tomo 4 Arturo Scarone 1956
Portada de "Efemérides uruguayas. Tomo 3" de Arturo Scarone Efemérides uruguayas. Tomo 3 Arturo Scarone 1956
Portada de "Efemérides uruguayas. Tomo 2" de Arturo Scarone Efemérides uruguayas. Tomo 2 Arturo Scarone 1956
Portada de "Efemérides uruguayas. Tomo 1" de Arturo Scarone Efemérides uruguayas. Tomo 1 Arturo Scarone, Raúl Montero Bustamante (Prologuista) 1956
Portada de Comentarios internacionales de El Pulga Comentarios internacionales de El Pulga Julio E. Suárez 1967
portada del libro Cuentos completos Carlos Reyles 1968
Portada de 'Crónicas de fútbol de El Hachero' de Julio César Puppo Crónicas de fútbol de El Hachero Julio César Puppo 1969
portada del libro La Soledad y la creación literaria Juan José Morosoli 1971
Portada del libro Bibliotecas del Uruguay 1978
portada del libro Tierra y tiempo Juan José Morosoli, Heber Raviolo (Prologuista) 1982

Jornada sobre digitalización de libros en la biblioteca comunitaria Paco Espínola

El viernes 22 de setiembre están todas y todos invitados a la jornada sobre digitalización de libros organizada en conjunto con la biblioteca comunitaria Paco Espínola. De 15 a 18 hs realizaremos un taller sobre dominio público y digitalización del patrimonio cultural, y de 18 a 19 hs será la presentación pública de los resultados de la digitalización de obras patrimoniales del acervo de la biblioteca.

Estas obras, de alto valor patrimonial, estarán disponibles para toda la sociedad en Internet de manera libre y gratuita. Todos los textos que digitalizamos están en dominio público, por lo cual no poseen restricciones de uso y se podrá acceder a ellos libremente. El proceso forma parte del proyecto premiado por el Fondo Concursable para la Cultura para digitalizar y difundir el patrimonio escrito junto a bibliotecas de distintos departamentos del país.

El taller y la presentación de resultados tendrá lugar en la sede de la biblioteca comunitaria Paco Espínola, en Paso de la Arena (Luis Batlle Berres 6585 bis – Montevideo). Incluirá la demostración del escáner de libros Do It Yourself con el que ya digitalizamos cientos de obras de distintas bibliotecas del país.

La actividad es libre, gratuita y abierta a todo público. Sin embargo, los cupos para el taller son limitados, por lo cual es necesario anotarse comunicándose con la biblioteca. La presentación de resultados no requiere inscripción.

Agradecemos a la biblioteca comunitaria Paco Espínola por la colaboración para el proyecto, así como por su compromiso con el acceso a la cultura de la comunidad, que lleva adelante de manera solidaria y autogestionada.

Actualización: les compartimos algunas fotos de la jornada.

*Imagen de encabezado: afiche ubicado en la biblioteca comunitaria Paco Espínola.

El autor como museo: Juan Zorrilla de San Martín

Por Alejandro Gortázar

Fotografía en dominio público de Juan Zorrilla de San Martín. Autor desconocido. Fuente: Wikipedia.

La casa de veraneo del poeta Juan Zorrilla de San Martín (1855-1931) fue comprada por el Estado cinco años después de su muerte y se abrió al público como museo, según el sitio web de la institución, el 3 de noviembre de 1943. Pocos años después de creada la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, y durante el “Año de la Orientalidad”, festejo oficial de la dictadura cívico-militar, la casa fue declarada Monumento Histórico. La actividad actual del Museo incluye y supera ampliamente la difusión de su acervo original.

Sin embargo esta breve reseña histórica del Museo ilustra la identificación entre la obra del poeta y las distintas concepciones de nación impulsadas por el Estado uruguayo en diferentes momentos históricos. Y esta asociación difícilmente pueda ser interpretada como una expropiación del Estado luego de la muerte de Zorrilla, sino que fue buscada y alentada por él. Si hay que marcar un origen, ese sería su poema La leyenda patria, recitado el 19 de mayo de 1879 en Florida, al inaugurarse el Monumento a la Independencia.

Aunque su producción se inició con Notas de un himno (Santiago de Chile, 1877), fue a partir de los versos endecasílabos y heptasílabos de La leyenda patria que la obra de Zorrilla quedó prendida a la nación. Luego vendrán obras como Tabaré (1888), extenso poema en el que el Zorrilla no solamente demostró su maestría en el manejo del lenguaje poético, sino que construyó un mito de origen (racial) del Uruguay discutido y negado por muchos; o la Epopeya de Artigas (1910), otro monumento a la nación, una vez consolidada la idea de Artigas como héroe (consensuado) de la patria. En un artículo publicado recientemente por el Centro de Estudios Interdisciplinarios Uruguayos (FHUCE), Eduardo Piazza reflexiona sobre la importancia e influencia del pensamiento de Thomas Carlyle en la concepción de nación de Zorrilla.

Es al mismo tiempo paradójico e ilustrativo que el poeta de la patria laica y acuerdista, fuera un intelectual católico, y de los militantes. En 1878 funda El Bien Público junto a otros intelectuales católicos, periódico que cerró definitivamente en 1963, y que durante los años en que Zorrilla lo dirigió fue un escenario de lucha contra el positivismo liberal y anticatólico, que se reunía en el Ateneo de Montevideo.

Una muestra de esa militancia son sus discursos frente al Club Católico de Montevideo o su famoso Mensaje de América, pronunciado el 12 de octubre de 1892 en los festejos del IV Centenario del Descubrimiento de América, realizados en La Rábida (España), punto de partida y regreso de Colón:

Pero existe el otro gran poema: el de la América que esperaba hacía siglos su redención, el de mi dulce América, al ver por primera vez las calaberas; su grito gigante al saludarlas, cuando vio flotar en sus aires y elevarse en su seno los dos símbolos de su redención: la Cruz de Cristo y el estandarte de Castilla.

Los libros digitalizados en esta oportunidad dan cuenta de la trayectoria de un intelectual y artista que contribuyó al diseño de nuestra imaginación nacional, y también de las formas en las que se ha perpetuado en la cultura letrada uruguaya, a través del sistema educativo, de la crítica literaria y de los homenajes del Estado.

El poeta de la patria

Un ejemplo para comprender la concepción de nación de Zorrilla y de su admiración por Carlyle, es la idea del héroe. Según el estudio de Piazza los héroes son para Carlyle “caracteres puros y sinceros, y estarían conectados con la naturaleza y la divinidad”. Eso explica que puedan hacer una “interpretación de la época y sus necesidades que puede ser más o menos intuitiva, pero privilegiada y superior”. Además “esta convicción y fuerza interior induce a aquellos que perciben la verdad en el héroe a seguirlo”. Estas ideas, sostiene Piazza, se articulan con una concepción providencialista, que remite el origen de la nación oriental al relato de la creación divina.

En su Discurso del monumento pronunciado en la inauguración del monumento a Artigas en la Plaza Independencia de Montevideo el 28 de febrero de 1923, otro de los hitos que lo identifican con la nación, Zorrilla afirmaba:

Yo los veo, señores, los veo reflejados en esos ojos de Artigas, azules, y grandes y serenos como el mar, celebrando este día, este 28 de febrero, ya dos veces memorable. El los vio y los ve mejor que nosotros mismos. Miremos en esos ojos. . . Es esto lo más intenso que tengo que deciros, como si la mano de Jehová hubiera estado sobre mí. Sólo para esto es bueno que haya interrumpido el silencio en esta hora: para recimentar, en lo más profundo de la tierra, vuestra fe. Creed en la patria que ese hombre nos ha dejado en patrimonio, ¡oh mis hermanos coherederos! No la hay más grande en el universo. “ Síganme los que quieran, en la seguridad de que yo jamás cederé.’’ Eso dijo Artigas, y está diciendo esa estatua… (17)

El protagonismo de Zorrilla, de su propia obra La epopeya de Artigas y su actuación en la Comisión Nacional del Centenario de Las Piedras, a la que se encargó la creación de la estatua, lo convierten en uno de los artistas que moldeó la idea de nación y de héroe nacional que durante décadas fue reproducida por el sistema educativo y por el Estado en general.

A clase con Zorrilla

La escuela, el sistema educativo en general, tienen un papel muy importante en la consagración de los escritores y sus obras. El caso de la obra poética y patriótica de Zorrilla es un ejemplo de esto. Hay dos hallazgos muy interesantes en ese sentido en la colección que presentamos: el Curso de Literatura del Dr. Eugenio P. Bergara en el bachillerato de Derecho del Liceo Departamental de Paysandú, publicado en 1935, y que son en verdad los apuntes de clase del Bachiller Enrique R. Quintana; y el libro La clase. Apuntes de un profesor (1931) de Eduardo de Salterain y Herrera, profesor del Instituto Normal y de Enseñanza Secundaria de la Universidad de Montevideo, que reúne reflexiones sobre la práctica docente.

El libro de Salterain se ocupa de distintos aspectos de la tarea educativa en clase y no analiza la obra de Zorrilla. Sin embargo en el capítulo dedicado a una serie de temas que pueden aplicarse en las clases de literatura y composición, propone el siguiente tema como ejercicio de redacción: “El sentimiento nacional, el pasado histórico y el presente en La leyenda patria, de Juan Zorrilla de San Martín”, lo que apenas indica la forma de lectura de uno de los textos del poeta y los temas a los que remite, como el “sentimiento nacional” y el “pasado histórico”.

Los apuntes del Bachiller Quintana son un testimonio más certero de cómo se enseñaba el Tabaré de Zorrilla en Enseñanza Secundaria, al menos en los años treinta. El curso del Dr. Bergara se iniciaba con los escritores de la ilustración francesa, específicamente con la obra de Juan Jacobo Rousseau, luego recorría el romanticismo literario (fundamentalmente francés y español), también autores como Flaubert o Leconte de Lisle, para desembocar en la vida y la obra de José Enrique Rodó y el Tabaré de Zorrilla.

En los apuntes de Quintana, el profesor parece haber dedicado sus clases a analizar en profundidad el texto de la siguiente forma: resumen del argumento, descripción de los personajes masculinos y femeninos, explicación de su pertenencia al romanticismo, análisis de su “plasticidad histórica” y de su “dramaticidad”, para cerrar con su calificación y su valor literario. En esta última parte el autor se afilia a las interpretaciones que le niegan el carácter épico al Tabaré, como quiso el autor, y lo señalan como “un poema lírico de carácter histórico, profundamente romántico, hasta en la forma en que está escrito” (76).

Cuando describe al personaje que da nombre a la obra, el profesor señala:

Tabaré el personaje central de la obra no es el indio charrúa puro; en su sangre se han unido dos razas: la charrúa y la española. Ambas con rasgos morales comunes, como ser el valor y lo que podríamos llamar, la dignidad heroica, diferenciándose, desde luego, por la cultura. España vive en la civilización; la raza charrúa, en la selva. Tabaré es una mezcla de estas dos razas; tiene rasgos físicos que acusan la fortaleza de esta unión; pero, otros rasgos presentan al personaje como un poco contrario a la característica racial: ojos azules, etc. No es que un español no pueda tener ojos azules, sino que ellos son la excepción en la regla. Por otra parte, espiritualmente Tabaré es un personaje que no pertenece a ninguna de las dos razas: esquivo, taciturno, con una intensa melancolía. Estos rasgos no son ni españoles ni charrúas: son rasgos netamente románticos y que como tales pudieran pertenecer a cualquier raza y máxime, si tenemos en cuenta el medio ambiente, nos encontramos con que este personaje no presenta las características propias de su medio.

El lenguaje racializador del profesor señala la creación de Tabaré como un tipo universal, que no encaja con el “medio” en el que se forma. Este señalamiento del artificio contrasta con su valoración de los personajes históricos y de Blanca, a quien representa de forma “bella e inconfundible” (77). Más allá de los comentarios críticos el texto es celebrado como un hito del romanticismo hispanoamericano. Sin embargo el Tabaré también tuvo sus detractores.

There will be haters

Un lector desprevenido puede pensar que la cosa empezó en 1991 con la canción “¡Tabaré, that’s right!” del Cuarteto de Nos, que por otra parte señala también, entre otras cosas, el carácter artificial del personaje de Zorrilla. Pero los detractores surgieron mucho antes. Bajo el pseudónimo John Mac-Kanna, el escritor Luis Melián Lafinur publicó en 1909 el poema Rimas de broma sobre la leyenda real y el tabaricidio del Padre San Martín, que critica duramente dos de sus obras clave (La leyenda patria y Tabaré) en clave paródica y en un tono a veces insultante.

El poema es interesante como documento porque encara a Zorrilla como figura pública, además de discutir sus obras más importantes. En tal sentido expone una crítica ideológica, desde un punto de vista claramente liberal y anticatólico. Pero tal vez el elemento más interesante del texto sea que transcribe y discute los versos del autor, al mismo tiempo que realiza una crítica literaria en verso en la que cita a otros poetas como Heredia o Núñez de Arce, quien fuera un duro crítico de la poesía de Zorrilla.

La digitalización de esta obra es un importante insumo para quienes están interesados en la obra de Zorilla y sus repercusiones, que hasta ahora debían recurrir a la Biblioteca Nacional o del Poder Legislativo para acceder a ella. A su vez es un interesante testimonio de las múltiples batallas entre católicos y liberales en Uruguay.

¿Cómo se hace un clásico?

El camino por el que un texto se convierte en un clásico no siempre es lineal. Si bien una parte del asunto puede explicarse por ciertas características del texto, que constituyen su “valor” literario, la mayoría de las veces son otros los factores que inciden en la consagración de un autor o una obra. En el caso de Zorrilla el papel del Estado y los homenajes, así como la crítica literaria jugaron/juegan un papel preponderante. Voy a reseñar los ejemplos que presentamos en esta digitalización.

El primero, y más contundente, es el catálogo de la exposición documental que la Biblioteca Nacional realizó al cumplirse los 100 años de La leyenda patria en 1979. La exposición consistió en la presentación de 209 piezas (Originales ológrafos, Correspondencia, Iconografía, Crónicas y estudios críticos y Testimonios), con las que la dictadura cívico-militar homenajeó al poeta y su obra. Como sostiene Arturo Sergio Visca citando al crítico Gustavo Gallinal, el recitado de Zorrilla en 1879 “enfervorizó hasta el delirio a la multitud que la escuchó, haciéndola sentir que en las estrofas del poema «rompía a hablar el alma nacional»”. Para Visca las palabras de Gallinal encierran la “doble dimensión de creación literaria y patriótica” del poema.

Otro ejemplo es el texto de Lauxar, seudónimo de Osvaldo Crispo Acosta, publicado por la editorial “La casa del Estudiante” en 1955, en el marco de las conmemoraciones del centenario del nacimiento de Zorrilla. La publicación del texto de Lauxar es, para los editores, su forma de participar del homenaje. El crítico describe y prescribe los textos “clásicos” del escritor: La leyenda patria, Tabaré y La epopeya de Artigas, como “títulos de gloria de la vida genuinamente oriental” (6). Aunque Lauxar menciona otros textos, el grueso de su exposición se centra en estos tres clásicos, que analiza minuciosamente, y que para él están hilados por la voluntad de Zorrilla de convertirse en “el poeta de la Patria”. Finalmente concluye: “Ni en poesía ni en elocuencia hay en toda la América de lengua española un libro que pueda equipararse a Tabaré o La Epopeya de Artigas(151).

Entre los textos recuperados para el dominio público, se destacan los tres tomos de la Historia sintética de la literatura uruguaya (1, 2 y 3) cuyo plan fue ideado por Carlos Reyles, que cuenta con la colaboración de importantes críticos y escritores, y fue aprobada por la Comisión Nacional del Centenario de la primera Constitución (1830-1930). En el marco del Centenario se hizo necesario proponer una revisión de nuestro patrimonio literario, en el que no podía faltar un análisis de la obra de Juan Zorrilla de San Martín.

El texto que se ocupa del autor, más allá de las referencias que aparecen en los tres tomos, fue escrito por José María Delgado, que confiesa su admiración y anuncia el valor testimonial de su texto: “Yo no he hecho, o no he podido hacer, un análisis crítico y catalogado de la copiosa obra de Zorrilla. He tratado simplemente de interpretarlo, de decir lo que ha sido para mí, de desentrañar el cómo y el porqué lo estimo y lo admiro” (6). En esta primera cita hay una importante constatación de la centralidad y autoridad que Zorrilla todavía tenía para algunos intelectuales en 1930, poco antes de su muerte.

Para Delgado, como para otros críticos, Zorrilla es “nuestro actual patriarca lírico, posiblemente el más famoso de los bardos sudamericanos de su época” (9). Además de señalar esta proyección continental, Delgado destaca al poeta porque le da voz a la patria, es su “intérprete genuino” (38). El crítico también analiza los tres textos señalados por Lauxar como ejemplos paradigmáticos del esfuerzo de Zorrilla, aunque su esfuerzo se dirija fundamentalmente a resaltar al “patriarca lírico”.

La proyección regional se puede ejemplificar en esta digitalización, en el texto del argentino Ricardo Rojas, publicado en 1933. La lectura fina de Rojas advierte que “Zorrilla refundió en un solo sentimiento la fe y la patria” (18). Para Rojas, con más énfasis que los críticos uruguayos, Zorrilla es un creador de mitos para los uruguayos:

A su patria estuvo formándole mitos. (Palabra también desfigurada, y que en el lenguaje corriente se le confunde con falsedad o mentira). Cuando digo mito, quiero decir forma mental arquetípica, idea platónica, lo que está en la región de las madres, fuente misteriosa de donde bajan nuestras inspiraciones de belleza o de sacrificio. Don Juan fué el forjador del mito uruguayo en su forma dinámica, tal como el pueblo uruguayo lo necesitaba en la presente etapa de su formación política. (27-28)

Creo que las palabras de Rojas no solamente confirman la admiración de los intelectuales fuera de Uruguay, sino que expresan con total claridad el lugar capital de Zorrilla en la creación de nuestra mitología nacional.

Final abierto

La lista de obras digitalizadas en esta oportunidad presenta textos de otros autores que entraron en dominio público este año. En futuros posts iremos destacando obras y autores de la importancia de Álvaro Figueredo, Vicente Basso Maglio o Julio César Puppo (El Hachero), entre otros. Pero dada la importancia del acervo del Museo Zorrilla, era importante destacar aquellos textos vinculados al “poeta de la patria”, a la forma en que se fue convirtiendo por obra propia, de los críticos y del sistema educativo, en la figura rectora de la literatura uruguaya e hispanoamericana que fue.

Resultados de la digitalización junto al Museo Zorrilla

Hoy lunes 29 de mayo presentamos en el Museo Zorrilla los resultados de la digitalización de obras patrimoniales que realizamos en conjunto con la biblioteca de dicho museo. Colaboraron también en el trabajo, aportando obras de su acervo, la Biblioteca del Poder Legislativo y la Biblioteca de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República. La colección digitalizada comprende 30 libros de alto valor patrimonial que ya se encuentran a disposición para descargar y compartir de manera libre en autores.uy. La colaboración con el Museo Zorrilla constituye la cuarta etapa del proyecto “autores.uy: digitalización del patrimonio literario en bibliotecas públicas“, premiado por el Fondo Concursable para la Cultura, con el cual planeamos digitalizar y poner a disposición de toda la sociedad un total de 180 obras, además de realizar charlas y talleres sobre digitalización del patrimonio y dominio público. En los próximos meses estaremos realizando las dos últimas etapas del proyecto, en conjunto con la Biblioteca Paco Espínola y la Biblioteca Francisco Schinca. Les compartimos en la primera infografía un resumen de los resultados de la colaboración con el Museo Zorrilla.

La segunda infografía muestra las 30 obras digitalizadas. Cada bloque representa una disciplina y cada celda una obra con su respectivo autor. Un bloque especial es el dedicado a las obras de Juan Zorrilla de San Martín y a los textos de crítica literaria sobre la obra de Zorrilla. Este tipo de visualizaciones es útil para identificar posibles diálogos entre las respectivas obras.

Todas las obras digitalizadas están en dominio público, por lo cual son de uso y acceso libre. A continuación pueden acceder a la lista completa de obras con sus respectivos enlaces a las fichas de descarga.

Título Autores Año de publicación Imagen
Agreste Domingo A. Caillava 1922
Antología poética Vicente Basso Maglio 1958
Antología poética Juan Estevan Fagetti 1983
Crónicas de El Hachero Julio César Puppo 1966
Curso de literatura Eugenio P. Bergara, Enrique R. Quintana (comp.) 1935
Detrás de Los Andes Raúl Montero Bustamante 1934
Discurso del Monumento Juan Zorrilla de San Martín 1923
Don Juan Zorrilla de San Martín Ricardo Rojas 1933
El azahar y la rosa Vicente Basso Maglio 1962
El viejo Eduardo Dieste 1920
Estudios y opiniones. Tomo 1 Juan Antonio Zubillaga 1931
Estudios y opiniones. Tomo 2 Juan Antonio Zubillaga 1931
Filosofia de las revoluciones sociales Antonio Grompone 1932
Historia sintética de la literatura uruguaya – Volumen 1 Carlos Reyles 1931
Historia sintética de la literatura uruguaya – Volumen 2 Carlos Reyles 1931
Historia sintética de la literatura uruguaya. Volumen 3 Carlos Reyles 1931
Juan Zorrilla de San Martín Osvaldo Crispo Acosta (seud. Lauxar) 1955
La buena cosecha Alberto Lasplaces 1923
La clase E. Salterain y Herrera 1931
La conversación de Carlos Reyles Gervasio Guillot Muñoz 1966
La leyenda patria de Juan Zorrilla de San Martín Biblioteca Nacional de Uruguay 1979
La poesía amatoria de Don Juan Zorrilla de San Martín Roger Bassagoda 1952
La Quiebra Edmundo Bianchi 1910
La virgen de los Treinta y Tres Raúl Montero Bustamante 1914
Los poetas de la Revolución Arturo Giménez Pastor 1917
Poesía Álvaro Figueredo 1975
Rimas de broma sobre la leyenda real y el tabaricidio del Padre San Martín Luis Melián Lafinur (seud. John Mac-Kanna) 1909
Sátiras é ironías Juan Antonio Zubillaga 1913
Tocando fondo Graciela Saralegui 1965
Una noche en el Teatro Nacional C. Formentini, Alberto Palomeque, Aurelio Berro y otros 1886

Taller de dominio público y digitalización del patrimonio junto al Museo Zorrilla

Juan Zorrilla de San Martín retratado por William Belmont Parker. Fotografía en dominio público. Fuente: Wikimedia Commons.

En conjunto con el Museo Zorrilla, el lunes 29 de mayo de 19 a 21 hs vamos a realizar una actividad libre y gratuita que incluirá una charla / taller sobre dominio público, digitalización y derechos de autor, así como la presentación de los resultados de una nueva etapa, enfocada en Juan Zorrilla de San Martín, del proyecto de digitalización de obras patrimoniales.

En el marco de los festejos por el Día del Libro, esta actividad mostrará el trabajo de digitalización de obras de y sobre Juan Zorrilla de San Martín, destacando el valor patrimonial de las obras digitalizadas y la importancia de la digitalización y puesta a disposición libre del patrimonio cultural en Internet para promover el derecho de acceso a la cultura. El encuentro forma parte de una serie de acciones de digitalización y difusión del patrimonio que comenzamos el año pasado junto a bibliotecas de distintos departamentos del país. Este proyecto es posible gracias al Fondo Concursable para la Cultura.

El evento del lunes 29 tendrá lugar en el Museo Zorrilla (Zorrilla de San Martín 96, Montevideo) e incluirá una demostración del escáner de libros Do It Yourself con el que ya digitalizamos cientos de obras de distintas bibliotecas.

Entre los materiales digitalizados en esta fase del proyecto se encuentran ediciones de obras de Zorrilla, pero también textos de crítica literaria sobre la obra de él y otros materiales históricos y literarios en los que se referencia o comenta su trabajo. Los textos digitalizados están en dominio público, lo cual implica que no poseen restricciones de uso y se puede acceder a ellos de manera libre. Nuestro objetivo desde autores.uy siempre ha sido poner a disposición de la ciudadanía la mayor cantidad de materiales sin restricciones de ningún tipo.

La actividad es libre, gratuita y abierta a todo público. Será el lunes 29 de mayo de 19 a 21 hs en el Museo Zorrilla (Zorrilla de San Martín 96, Montevideo).

Agradecemos al Museo Zorrilla todo el apoyo y la colaboración que han brindado para la digitalización de obras y la realización de la actividad.

Actualización: compartimos algunas fotos del taller realizado el 29 de mayo.

Lauro Ayestarán y la nacionalización del candombe


Como cada año, este 1 de enero fue el día del dominio público, y con él miles de nuevas obras pasaron a estar libremente disponibles sin restricciones de copyright. En nuestro país este 1 de enero ingresaron en dominio público las obras de los autores fallecidos hace 50 años, es decir en 1966. Pueden leer más sobre el día del dominio público y todos los autores que ingresaron este año en este enlace. Como parte de los festejos por el día del dominio público, desde autores.uy digitalizamos y pusimos a disposición tres obras del reconocido musicólogo Lauro Ayestarán: Crónica de una temporada musical en el Montevideo de 1830 (1943), La música en el Uruguay Vol. 1 (1953) y El folklore musical uruguayo (1967). A continuación publicamos un artículo de Alejandro Gortázar que analiza un aspecto de la vasta obra de Ayestarán.


Por Alejandro Gortázar

Una de las importantes contribuciones de Lauro Ayestarán al estudio de la música en Uruguay fue su trabajo sobre el candombe. En el libro La música en el Uruguay (Volumen I) publicado por el SODRE en 1953, cuyos planteos fueron divulgados masivamente en el texto El folklore musical uruguayo en 1967; y en el texto El tamboril y la comparsa de 1990, ambos libros publicados póstumamente por la editorial Arca con “la vigilancia” de su esposa Flor de María Rodríguez y su hijo Alejandro, Ayestarán contribuyó a la nacionalización del candombe, situándolo en el marco de distintos aportes étnicos y como ejemplo de la integración de la población afrodescendiente a la vida social y cultural del país. Las investigaciones de Ayestarán aportaron una sistematización de las fuentes históricas para comprender el pasado de la música africana, así como un trabajo de campo de poco más de 20 años, entre 1943 y 1965, registrando y estudiando en diferentes situaciones (en la calle, en el desfile de llamadas, en estudio) el candombe practicado por sus contemporáneos.

Cuando Lauro Ayestarán publica La música en el Uruguay, obra ganadora del premio “Pablo Blanco Acevedo” de la Universidad de la República en 1945, venía configurándose el campo de estudio sobre los afrodescendientes uruguayos cuyos antecedentes pueden rastrearse en la obra de Ildefonso Pereda Valdés desde los años treintas del siglo XX. La obra de Ayestarán planteaba un escenario en el que la “música primitiva” tenía un lugar destacado en dos vertientes: la música indígena y la música negra. Antes y durante el Centenario (1930) este discurso, desde posiciones hegemónicas como la Universidad o el SODRE, no hubiese sido posible, no hubiese tenido lugar. La etnicidad ficticia propuesta por el Estado-nación durante el Centenario era blanca, destacando el componente europeo, la eliminación del indígena y la minimización del aporte negro, todo lo cual explicaba el alto grado de “civilización” alcanzado en Uruguay. Por lo tanto su obra se inscribe en una tarea más general, que no tenía muchos años, que tuvo como consecuencia implícita revisar aquel imaginario del Centenario a través de trabajos históricos rigurosos y críticos.

La obra de historiadores como Martínez Moreno o el grupo dirigido por Eugenio Petit Muñoz e integrado por Narancio y Traibel, los ensayos entre históricos y antropológicos de Ildefonso Pereda Valdés, junto a Ayestarán, configuraron este incipiente campo de estudios. El reconocimiento del Estado, que puede ejemplificarse en la estatua de Ansina inaugurada en 1943, instalaba un relato del “negro fiel” cuyo nexo con el imaginario colonial es muy fuerte, colocándose en la dicotomía del “buen amo” y el “buen esclavo”. Estos estudios inician un acercamiento más objetivo, documentado y crítico sobre este relato, desarmando distintos aspectos “mitológicos” del aporte de los afrodescendientes a la nación. En un estudio reciente Rita Laura Segato hace referencia a formaciones nacionales de alteridad, es decir relatos cuya performatividad en la sociedad generan identidades. Los investigadores antes mencionados reforzaron determinados aspectos del relato hegemónico del Estado pero aportaron también elementos para un relato crítico. En un trabajo anterior estudié la emergencia de estos estudios en la obra de Ildefonso Pereda Valdés para establecer el diálogo y el conflicto de sus trabajos con los elaborados por los propios afrodescendientes, tomando como ejemplo la obra de Lino Suárez Peña (Gortázar, 2005).

El aporte de Ayestarán a este campo de estudio es inmenso dado que introduce la “música negra” a su estudio monumental sobre la música en Uruguay. El candombe, en su vertiente popular -callejera- y en su vertiente oficial -el desfile de Llamadas oficializado por la Intendencia de Montevideo en 1956-, no había sido investigado en profundidad. Ayestarán al momento de la publicación de su trabajo afirmaba que “muy poco se ha avanzado” en el estudio del candombe, reconociendo como antecedente los “excelentes libros” de Ildefonso Pereda Valdés y el “simpático, pero muy discutible” de Vicente Rossi. El trabajo de los historiadores ofrecía cortes específicos vinculados a la esclavitud (Martínez) y al estatuto jurídico del esclavo (Petit y otros). La música y la danza de los afrodescendientes estaban esperando un estudio sistemático, aunque Pereda había adelantado algo en Línea de color (1938) y en Negros esclavos y negros libres (1941).

En definitiva, su intervención en este campo, entre 1953 y 1966, aporta un relato coherente y ordenado de la historia del candombe (con una periodización y el establecimiento de continuidades y cortes), desmitifica la mirada sobre el aporte africano al candombe practicado en su época, despeja una serie de prejuicios y mitologías que Vicente Rossi divulgó en su libro Cosas de negros en 1926, hace una lectura crítica de fuentes históricas como la literatura de viajes, aporta una perspectiva teórica: la transculturación de Herskovits (no la de Fernando Ortiz), una crítica a determinados aspectos de la literatura contemporánea (la comparación con el Caribe y Brasil) y una política (crítica al racismo, y la idea de que el negro lleva el candombe en la sangre).

Nacionalización del candombe

El autor plantea en La música en el Uruguay dos corrientes de la música afro-uruguaya: una secreta, constituida por “la danza ritual africana sólo conocida por los iniciados, sin transcendencia socializadora y [que] desaparece cuando muere el último esclavo llegado del otro continente” y luego una “superficial (…) de rápida y extendida afloración”, colorida y pública que se inició en el siglo XVIII con la participación de los esclavos negros en el Corpus Christi, se organizó luego en las Salas de Nación con diferentes danzas “que se bailaban entre la Navidad y el Día de Reyes alrededor del 1800” y que luego “se transformó en la comparsa de carnaval de las sociedades de negros, desde el 1870 hasta nuestros días” (147). En este libro establece que la primera línea se proyecta en la segunda aportando a) el tamboril y b) un paso coreográfico.

Cuando en 1965 retoma el significado del candombe afirmará que “es una danza dramática de los esclavos africanos -luego libertos- y sus descendientes, que desapareció en el Uruguay en las postrimerías del siglo XIX” (8) cambiando levemente el relato histórico de La música en el Uruguay. Luego de describir minuciosamente la coreografía del Candombe (10-11), manteniendo aquella distinción entre la ceremonia secreta y la pública (que muestra cierto sincretismo con el culto de la iglesia católica), Ayestarán concluye:

Es importante destacar que a más de 50 años de desaparecido el candombe el compositor de música popular, Pintín Castellanos, desempolva este nombre sugerido en ese momento por una exposición de cartones coloreados del admirable pintor Pedro Figari sobre motivos afro-montevideanos que alcanzó a ver en el último cuarto del siglo XIX, y lo aplica a una serie creada por él -Castellanos- en la década 1930-1940 que consiste en amalgamar el ritmo de los tamboriles actuales a una suerte de Milonga de danzar. Esta feliz creación de “mesomúsica” fue registrada por primera vez en la Asociación de Derechos de Autor del Uruguay (AGADU) en el año 1940 (…) No tiene este Candombe actual otra implicancia con la antigua danza dramática más que la similitud de nombre y el aprovechamiento de un instrumento (11).

A su vez en este texto de 1965 el autor describe la Comparsa negra o lubola carnavalesca como “la agrupación de 20 o 30 tamborileros y otros tantos cantores, bailarines y portaestandartes que recorren las calles de Montevideo en los desfiles de Carnaval y cantan en los tablados que se organizan en algunas esquinas o en el Teatro de Verano del Parque Rodó durante el Concurso Anual de Agrupaciones Carnavalescas.” (11). Organizadas en torno a un conventillo estas Comparsas incorporan distintas expresiones musicales entre las que está el Candombe en su versión de los años cuarentas de Pintín Castellanos: “esta forma institucional semiculta, de aprendizaje laborioso, poco tiene que ver con el hecho folklórico” (12). La presencia de las comparsas puede rastrearse hasta 1832, según Ayestarán documentó en su libro de 1953, y lo realza en 1965 “porque con un curioso empecinamiento equivocado se sigue repitiendo la gratuita afirmación de Vicente Rossi de que los negros recién se incorporaron al Carnaval de Montevideo a partir de 1867” (12) con la creación de la Comparsa “La Raza Africana”.

Otro elemento a destacar de La música en el Uruguay es la resistencia de Ayestarán a comparar abiertamente la música negra uruguaya con la de Cuba o Brasil, comparación que Ildefonso Pereda Valdés extiende en muchas ocasiones. Ayestarán es muy prudente al hacerlo y lo menciona una o dos veces en sus dos textos. Pero me interesan los argumentos por los que descarta estas comparaciones. Según el autor se destacan dos: “(…) uno que constituye nuestro orgullo y es la temprana abolición de la esclavitud con respecto a esos países; el otro radica en que los negros y mulatos constituyen actualmente el 3% de la población del Uruguay, en tanto que en Brasil, por ejemplo, el 33 por ciento.” (150)

El argumento nacionalista que destaca la abolición de la esclavitud 40 años antes que Cuba o Brasil o el argumento estadístico, no eliminan la posibilidad de comparar los casos de la esclavitud a nivel simbólico, siendo como fuimos sociedades esclavistas. El imaginario colonial racista que Ayestarán contribuyó a desarmar mediante el trabajo científico continúa aún hoy, aunque siga habiendo señales de su desintegración, en la subestimación del aporte negro a la “cultura nacional”. La persistencia de representaciones como la de Ansina, el esclavo fiel, muestran hasta qué punto el imaginario colonial perdura. La comparación, el contraste con el caso brasileño o el cubano, resulta interesante, aunque tal vez en la música sea menos importante.

Desde el presente la nacionalización del candombe que hace Ayestarán contrasta con conceptos o figuras teóricas como la “diáspora africana” que privilegia aquellos aspectos que unen las culturas negras en distintos contextos nacionales, creando una “identidad transnacional” que a veces entra en colisión con los procesos de integración de los descendientes de africanos en las sociedades nacionales. El ejemplo de Ayestarán, su cierre metodológico en los límites nacionales, está lejos de estas preocupaciones contemporáneas y esto implica una posible línea de lectura por la que se podrían abandonar muchos de sus supuestos e interpretaciones.

Otro elemento a destacar es que Ayestarán hace una lectura profunda del texto de Marcelino Bottaro publicado por Nancy Cunard en 1934, en el que este afrodescendiente se lamenta por la “degeneración del Candombe” que abre una etapa en la que se incorporan “formas coreográficas” de los blancos.

Sin embargo, pese a Bottaro, esto es lo más interesante de toda la teoría del Candombe. Si la danza africana hubiera permanecido intacta al transplantarse de un continente a otro, no hubiera tenido justificación en el nuevo ambiente. Se pierde el antiguo ritual, se pierde la antigua música africana, pero como sobrevive el elemento humano, éste va a dar su interpretación de las danzas de la época unida al recuerdo de la coronación de los Reyes Congos. Esto fue para nosotros el Candombe que se gesta lentamente a fines del siglo XVIII y que muere alrededor de 1870, pero que lega a la posteridad el bello detalle coreográfico de su “paso”, algunos de sus personajes y sobre todo un instrumento privativo, el tamboril, con una rítmica riquísima que puede ser la surgente de una gran forma culta en un futuro, toda vez que es aún hoy un elemento en plena vigencia que está esperando al gran compositor que lo universalice (155).

Ayestarán celebra, desde un concepto familiar al de la transculturación y distanciándose de Bottaro, la mezcla o integración de danzas blancas al Candombe. Esta cercanía con la ideología del mestizaje responde a esa nacionalización a la que hacía referencia al inicio. Esta tensión entre el rescate de elementos africanos y la mezcla con danzas europeas, blancas, se expresa en la obra de Ayestarán a través de la idea del “hecho folklórico”, por analogía con el hecho social de Durkheim, es decir, una perspectiva positivista, dominante en su época, que lo lleva a seguir sosteniendo en 1965 la necesidad de separar de su descripción densa del candombe (por cierto muy interesante, p. 14-15) aquellas cosas que lo apartan del verdadero hecho folklórico.

Racismo y cultura

En ambos libros Ayestarán insistirá en la necesidad de desarticular el argumento del pigmento y su determinación en ciertos tipos de música. En 1953 afirmaba: “esa disposición, ese acento, ese “pigmento”, no es una condición fisiológica, algo que el negro lleva en sus células, sino, sencillamente, una cultura, es decir, una cualidad adquirida por un hábito social” (51) y en 1965, preocupado por este mismo tema afirmará: “Decir con voz solemne y emocionada que “el negro lleva el ritmo en la sangre”, lejos de significar un elogio (y aparte de ser un error de observación) significa, sí, un equivocado y peligroso racismo. En la sangre los “negros” no llevan música sino glóbulos, plaquetas, etc., al igual que los blancos” (16).

La insistencia en este punto marca una dimensión ética y política implícita en el oficio del investigador. La situación ha cambiado mucho desde que Ayestarán detectara el problema en un período largo, desde su libro de 1953 hasta su ensayo de 1965, se han emprendido muchas acciones desde el Estado y la sociedad civil, pero frases como las que recupera se siguen escuchando, así como se siguen leyendo trabajos aparentemente científicos que postulan una identidad afro en el candombe, que atan este Candombe a una ancestralidad que no se aleja mucho del imaginario racista y colonial de Rossi. La obra de Ayestarán, su rigurosidad y su ética en el oficio de investigar, representa una referencia clara para estos desafíos contemporáneos.

10.000 autores, 1.000 obras literarias y 1.000 obras visuales

Este año en autores.uy llegamos a 10.000 autores, 1.000 obras literarias, y hoy completamos las 1.000 obras visuales indexadas. Estamos felices de hacer crecer junto a ustedes y junto a muchos colectivos e instituciones el patrimonio digital uruguayo. Entre todas y todos demostramos que la libre circulación de las obras en Internet nos enriquece como sociedad y reduce las barreras para el acceso a la cultura. En este fin de año, los invitamos a seguir compartiendo cultura, seguir reclamando más acceso y seguir disfrutando de las obras que nos pertenecen a todos por igual.