En tiempos heterogéneos. Digitalización de Bibliotecas de la Intendencia de Canelones

Por Alejandro Gortázar

bibliotecas-canelones

La nueva digitalización del proyecto autores.uy se realizó con las Bibliotecas Municipales de la Intendencia de Canelones. Fueron ingresados a la base 30 libros, seleccionados en conjunto con el equipo de la Dirección General de Cultura, tomando como acervo 4 de las 24 Bibliotecas Municipales. Es un conjunto heterogéneo de textos marcado por el interés de poner a disposición de todos una parte de la memoria letrada local, muchas veces descuidada por una mirada “nacional” anclada en Montevideo. La existencia de una ciudad-capital tiene cierta centralidad en el modelo de Estado-nación, al menos en los países hispanoamericanos. Como decía en una nota anterior, Montevideo concentra buena parte de las infraestructuras culturales y en un área bastante concreta de la ciudad.

En Comunidades imaginadas Benedict Anderson postula un tiempo vacío y homogéneo de la nación. Un ejemplo de eso es el tiempo del capitalismo impreso. Dice Anderson que si una persona abre un ejemplar del mismo diario en dos puntos distintos del territorio, al hacerlo ambos se sienten parte de una comunidad nacional. Partha Chatterjee afirma que «aunque las personas puedan pensarse en un tiempo homogéneo, no viven en él». Por eso plantea que «el espacio real de la vida moderna es una heterotopía«, que el tiempo de la nación es «heterogéneo y denso». Por esa razón imaginar y pertenecer a una nación no es igual para todas las personas, en todas partes del territorio y al mismo tiempo. Algo de esto debería servir para abandonar el supuesto de una literatura nacional centrada en Montevideo, que ayude a pensar espacios y circuitos que no pasan por la capital, que habitan esta heterotopía, y corren en su propio tiempo.

El paisaje institucional de la cultura en Canelones es todavía desigual. Según el Relevamiento de Instituciones e Infraestructuras Culturales del Uruguay del MEC (2016), los indicadores del Departamento en materia de Museos, Teatros, Instituciones del MEC, Bibliotecas, Librerías y Cines están por debajo de lo que se define como “situación de equidad” en el estudio. La categoría “Centros culturales” es la única que se mantiene por encima de esa situación. Este mismo informe proporciona el dato de que hay 34 Bibliotecas en Canelones, una cada 15.300 habitantes (el Departamento concentra un 16% de la población total del país, poco más de medio millón de habitantes, según el censo de 2011). Esta foto preocupante no agota la vida cultural de Canelones y no debería impedir apreciar el acervo que hay en las bibliotecas municipales, fundamentalmente la puesta en valor de las obras de algunos intelectuales locales.

Hecho en Canelones

Quien visite la Colección de la Intendencia de Canelones de autores.uy se encontrará con obras importantes de hombres canarios (lamentablemente no hay ninguna autora en esta colección). Accederá al Compendio de clínica propedeútica (1887) del Dr. Jacinto de León (nacido en Tala en 1858), primer neurólogo del Uruguay. Para el Dr. Eduardo Wilson este fue el primer libro de medicina de Uruguay. Era la primera parte de un trabajo de varios tomos que quedó trunco porque el Dr. De León ingresó a la Facultad de Medicina y se dedicó a la cátedra (Ver artículo en http://www.rmu.org.uy/revista/1992v2/art1.pdf).

Para el lector de literatura los materiales digitalizados tienen mucho interés. Los tres libros de Vicente Rossi, nacido en Santa Lucía en 1871 y migrado en 1898 a Córdoba (Argentina), son un gran hallazgo. Los textos son: El Gaucho (1921), Cosas de negros (publicado originalmente en 1926, se pone a disposición una edición de 1958) y Etimolojiomanía sobre el vocablo “Gáucho” (1927). Tal vez Cosas de negros sea su libro más conocido. Allí plantea el origen africano del tango, algo que hoy parece estar aceptado y mejor fundamentado por el saber académico. De todas formas no se puede negar que el hombre tenía intuiciones fuertes.

La obra de tres poetas canarios ingresan a la base de datos: la Antología lírica y páginas en prosa (1980) de Ramón Callorda y Díaz (nacido en Las Piedras en 1878), una selección elaborada y prologada por Ildefonso Pereda Valdés y publicada por la Intendencia de Canelones; los sonetos de Póstumas (1917) de Meliton Simois, nacido en San Bautista en 1884, en el que se destacan un tono íntimo y el tema de la muerte; y el libro Mosaico (1919) de Froilán Vázquez Ledesma, nacido en Sauce en 1882, cuya poesía bohemia y libertaria fue publicada este año en una edición artesanal a cargo de Paula Cameto, con prólogo de Mathías Iguiniz.

Los trabajos costumbristas de Rómulo F. Rossi, nacido en Canelones en 1879, son otro acierto de esta colección. Además de Episodios históricos (1923) y Hombres y anécdotas (1928), lo más interesante son los cuatro tomos de Recuerdos y crónicas de antaño (1922-1929), que se inscribe en una tradición latinoamericana costumbrista cuyo eje son las Tradiciones peruanas de Ricardo Palma y en Uruguay se expresa en obras como Montevideo antiguo (libros publicados entre 1887 y 1895) de Isidoro de María. Cabe destacar que, en muchos casos, el libro era un producto derivado de la publicación de textos en la prensa. En el caso de Rossi el diario La Mañana de Montevideo. En la Historia de la literatura uruguaya contemporánea de Raviolo y Rocca, la crítica Alicia Torres da cuenta de esta literatura costumbrista en la segunda mitad del XX, ubica a Rossi como antecedente y afirma que “se prodigó en la entrevista a viejos memoriosos orientales, con un enfoque sobre todo historiográfico”. Esto se puede apreciar en su relato cronológico, empezando por la historia colonial montevideana.

Para terminar con el paseo local hago mención a la Selección de escritos, artículos periodísticos, publicaciones, documentos y actuación pública y parlamentaria (1994) de Luis Alberto Brause, nacido en Canelones en 1907. Leyendo sus propuestas parlamentarias o sus planes de gobierno, se puede advertir que, a diferencia de Simois que formó parte del Consejo de Administración de Canelones entre 1920 y 1926, o de Rómulo Rossi que fue Intendente de Canelones en 1911, Brause no escribió literatura.

La Historia Nacional (con mayúscula)

Otro aspecto que sobresale de la colección es el aporte de obras de carácter histórico. Los dos primeros tomos de los Anales históricos del Uruguay (1933) de Eduardo Acevedo y del Ensayo de historia patria (1955) del Hermano Damasceno son dos ejemplos de historia nacional bien distintos. El primero fue el proyecto más importante de Acevedo, compuesto por seis tomos publicados entre 1933 y 1936 por la Casa Barreiro y Ramos de Montevideo, que constituye un hito central de la historiografía uruguaya de la primera mitad del siglo XX. El libro ha sido criticado por distintos motivos, muchos de ellos vinculados a su inscripción en el positivismo y otros que le señalan una mirada muy permeada por su participación política en el Partido Colorado: la acumulación excesiva de información, la falta de precisión, la ausencia de interpretaciones o críticas, y un relato histórico que agrupa la economía, la sociedad, la instituciones y la cultura en etapas marcadas por los períodos presidenciales (Para profundizar en este aspecto pueden leer este artículo de Víctor Sanz).

En ese sentido es sintomático que el subtítulo explicativo del Tomo I no haga referencia alguna a años, ya que se ocupa de «los tiempos heroicos, desde la conquista del territorio por los españoles, hasta la cruzada de los Treinta y Tres Orientales». El relato de los orígenes nacionales comienza con la conquista española y apenas se hace referencia a los grupos originarios (algunos párrafos dedicados a los charrúas). Además se afirma al comenzar que «La historia del pueblo uruguayo arranca realmente de las invasiones inglesas». Según Acevedo, es en el coloniaje que surge a la vida cívica en 1806 como «resultado de una adaptación de la raza española al territorio conquistado a los charrúas, y de una selección de tipos transmitida de padres a hijos por la ley de herencia» (página 9). Recién el Tomo II incorpora, en la propia tapa del libro, la siguiente descripción: «Abarca los Gobiernos de Rivera, Suárez, Giró, Flores y Pereyra. Desde 1838 hasta 1860». A partir de aquí y hasta el final la historia de Uruguay queda encorsetada en este relato de presidentes hasta 1930.

No tengo idea de cuántos ejemplares pudieron venderse ni de qué tan leído fue el libro, pero la colección todavía puede encontrarse a la venta en internet como en las librerías de usados. Tampoco pude ubicar su lugar entre los textos de estudios de esos años, pero en mi casa todavía conservo los tomos de los Anales históricos con los que mi madre hizo el Bachillerato a fines de los años cincuenta. De modo que hasta ese entonces fue un libro de referencia también para quienes estaban en el sistema educativo.

El Ensayo de historia patria del Hermano Damasceno, publicado por Barreiro y Ramos, lleva como subtítulo “Obra adaptada a los Programas vigentes de Bachillerato y de Estudios Magisteriales”, lo que apunta directamente a su aplicación en el aula. El relato remite a períodos bien definidos: el Tomo I se ocupa de “Coloniaje e independencia” y el Tomo II de la “República”. La edición de 1955 que ahora se digitaliza en verdad es la décima edición, y el libro estaba circulando desde 1901. Según Néstor Achigar, Hugo Varela y Beatriz Eguren, el Ensayo de HD se había generalizado en todos los grados y en instituciones públicas como privadas. Esto motivó que el Estado autorizara a Eduardo Acevedo a elaborar un texto único para usar en todas las ramas de la educación.

El Ensayo despliega algunos conceptos iniciales, bajo el título “Preliminares”. Ahí nos enteramos que la Historia para HD es “el relato verídico, razonado y metódico de los acontecimientos pasados”, cuya utilidad es “señalarnos las leyes que presiden a la vida de los pueblos”. La concepción del tiempo y la nación de ambos historiadores, y su positivismo, coinciden. Estas obras también contribuyeron a crear esa idea de tiempo homogéneo y vacío de la nación en la cabeza de muchos estudiantes.

Ensamblajes

La Intendencia de Canelones desarrolla hace algunos años lo que denomina Espacio de Inclusión Digital, una iniciativa de la Dirección General de Cultura asociada al Área de Relacionamiento con la Comunidad (ARC) de Antel, con el apoyo del Proyecto Antel Integra y los Municipios. Estos espacios se instalan en las Bibliotecas Municipales y promueven “la capacitación digital y acceso a los recursos de información, más allá de su soporte físico y localización, fortaleciendo la misión de la Biblioteca Pública. Tanto el uso de los equipos, como el acceso a los cursos de formación digital serán gratuitos”. Esta iniciativa combinada con la digitalización de estos 30 libros, no solamente mejora el acceso a textos y la posibilidad de intercambio de los acervos de distintas Bibliotecas, también hace visible un conjunto de autores locales y sus obras a otros lectores en cualquier parte del mundo.

Digitalización del patrimonio: formación y presentación de resultados en Pando

Froilán Vázquez Ledesma - Mosaico

Entre los libros digitalizados de Canelones se encuentra «Mosaico», obra del escritor canario Froilán Vázquez Ledesma.

Este viernes 1 de julio vamos a estar en el Centro Cultural / Biblioteca Pública / Espacio de Inclusión Digital de Pando (Av. Artigas 933). Allí vamos a realizar un taller de formación en tecnologías libres de digitalización de libros, y vamos a presentar los resultados de la digitalización de obras de Canelones que realizamos durante mayo y junio, en el marco del Fondo Concursable para la Cultura que ganamos el año pasado. Durante estos dos meses digitalizamos libros de autores como Rómulo RossiRamón Callorda y Díaz, Melitón Simois y Froilán Vázquez Ledesma, entre otros. Los textos digitalizados están en dominio público y se puede acceder a ellos de manera libre y gratuita en autores.uy.

Para digitalizar las obras trabajamos en estrecha colaboración con la Intendencia de Canelones, por intermedio del Área de Información y Bibliotecas de la Dirección General de Cultura. Las bibliotecas que aportaron textos para la digitalización fueron:

– Biblioteca Pública Municipal «Susana Soca» (Soca)
– Biblioteca Pública Municipal «Manuel Rosé» (Las Piedras)
– Biblioteca Pública Municipal «Eduardo Acevedo» (Suárez)
– Biblioteca Pública «Froilán Vázquez Ledesma» (Canelones)

Contamos también con la colaboración de la Biblioteca del Poder Legislativo, que aportó libros de autores canarios.

La actividad de formación en el Centro Cultural de Pando (Av. Artigas 933) tendrá lugar el 1 de julio de 14 a 18:00hs y a partir de las 18:00 hs realizaremos la presentación de resultados de la digitalización. La actividad es libre y gratuita.

El siglo XIX en el escáner. Primeros resultados de la digitalización en la Biblioteca del Poder Legislativo

Por Alejandro Gortázar

BPL

Al entrar a la Biblioteca del Poder Legislativo (BPL) uno queda rodeado por altísimas y hermosas paredes de libros. La página web de la institución anuncia un “finísimo trabajo de carpintería” y eso es lo que uno encuentra al traspasar la puerta. El recinto aloja unos 250 mil libros. Además la Biblioteca posee 700 mil diarios y semanarios y 150 mil revistas, que se conservan en la Hemeroteca (en frente al Palacio, en el edificio anexo “José Artigas”). La BPL es la segunda institución en el país, en cantidad de ejemplares, luego de la Biblioteca Nacional.

Una importante porción del patrimonio letrado de nuestro Estado-nación se encuentra en la capital, en un área delimitada por la BPL, la Biblioteca Nacional y la Biblioteca del Museo Histórico (Casa Lavalleja) en la Ciudad Vieja. En Magallanes y Uruguay, a unas pocas cuadras del Palacio, está la Biblioteca de la Facultad de Humanidades con sus 100 mil libros entre los que se encuentran los que integraron la Biblioteca Ángel Rama y la colección Arredondo. Si uno tiene ganas de caminar un poco más, puede llegar a la Biblioteca Central de Educación Secundaria “Carlos Real de Azúa”, localizada en el Instituto Alfredo Vázquez Acevedo (IAVA). Desde allí hasta la Ciudad Vieja varias facultades, ministerios, museos, y otras tantas instituciones, públicas y privadas, tienen sus bibliotecas, y seguramente albergan en ellas distintos tesoros bibliográficos.

Muchas veces habrán oído hablar de la centralización de las infraestructuras en Montevideo (el ejemplo clásico son las vías del tren y luego las rutas nacionales). Algo similar ocurre con la cultura, específicamente con el patrimonio literario. La digitalización de libros y otros materiales no sustituirá la experiencia de entrar a una biblioteca, interactuar con el personal o con otros lectores ni la de manipular un objeto en tres dimensiones. Pero la tecnología puede facilitar algunos intercambios y fundamentalmente abrir el acceso a esas publicaciones fuera de la fortaleza de la ciudad letrada, en distintas partes del país y del mundo, al menos para quienes tengan acceso a Internet (que son muchos).

¡A digitalizar, a digitalizar!

El 21 de diciembre de 2015 Creative Commons Uruguay (CCU) y la BPL firmaron un convenio que ya tenía algunos antecedentes, como la digitalización por parte de la BPL y la Biblioteca Nacional de la primera Constitución uruguaya. El objetivo de CCU es favorecer la libre circulación de la cultura y el acceso ciudadano a las obras en dominio público. Concretamente, esto implica digitalizar y poner a disposición el acervo bibliográfico, y de muchos otros materiales, a través del portal autores.uy.

En el marco del convenio, y con el apoyo del Fondo Concursable para la Cultura, fueron digitalizadas 31 obras, la mayoría pertenecientes a la colección Camareta, luego de un proceso de selección liderado por la BPL. El conjunto de textos digitalizado es heterogéneo, en su mayoría del siglo XIX, con materiales relevantes para los estudios literarios, históricos, jurídicos y sociales.

La libertad de prensa

En lo jurídico se destacan el ensayo La prensa periódica (1857) de Facundo Zuviría y La prensa irresponsable (1883) de Anacleto Dufort y Álvarez. Ilustran la vigencia del debate sobre la libertad de expresión y de prensa en Uruguay, a la luz de los debates generados por la ley 19.307 que regula los servicios de comunicación audiovisual.

Zuviría, en 1857, reflexiona sobre la necesidad de moderar la libertad de imprenta para evitar los excesos y concluye que los delitos de insulto, ultraje, calumnia y difamación deben ser juzgados por la legislación civil o penal, sin tribunales específicos, pues entiende que al ser cometidos por vía de la prensa “agrava su penalidad por la publicidad” (pág. 158). Más de 20 años después, Anacleto Dufort y Álvarez expone la hipótesis opuesta: que la prensa debe ser declarada irresponsable frente a “los magistrados” y que esta idea debería consagrarse en la Constitución de la República (pág. 24).

Malditos unitarios

Además de este debate de actualidad, se digitalizaron materiales importantes para la historia de la literatura uruguaya como las dos obras vinculadas al período de Rosas (1829-1852): la obra de teatro Una víctima de Rosas (1845) del uruguayo Francisco Xavier de Acha y El Peregrino. Canto Duodécimo (1846) del argentino José Mármol. Estas obras pertenecen a un período riquísimo de nuestra historia literaria: la introducción del romanticismo por parte de los argentinos unitarios que huyendo de Rosas se exiliaron en Montevideo y tuvieron una importante actividad político-literaria.

A ese público antirosista estaba destinado seguramente la obra de De Acha. En la primera página del impreso se hace constar que el gobierno (de Rivera) publica la obra a causa del éxito que tuvo y las opiniones favorables que recibió. El tono de Mármol es patriótico y hace referencia al “infortunio del proscripto”. El poema está plagado de citas a Rosas, que incluso son explicadas luego en notas a pie de página. Además de El Peregrino José Mármol escribió y publicó otras obras en Montevideo: las piezas de teatro El poeta y El cruzado (1842) y un libro que recoge sus poemas sueltos Armonías (1851). La obra de Mármol es un ejemplo cabal de que si hay algo “nuestro” en la literatura uruguaya (y en la porteña) del siglo XIX, es que es rioplatense.

Miscelánea

Para los interesados en la historia de la literatura y el arte hay dos textos vinculados al cuadro de Juan Manuel Blanes Últimos momentos de José Miguel Carrera (1873), uno de Juan María Torres, del mismo año; y otro de Pedro Mascaró (1879). Además hay textos de Alejandro Magariños Cervantes, los Ensayos literarios (1860) de Ángel Floro Costa y un folleto que Melchor Pacheco y Obes escribió en francés al editor en jefe de Times de Londres en 1852.

Dos italianos vinculados a Garibaldi vinieron a Uruguay: Bartolomé Odicini, cirujano mayor de la Legión Italiana y médico personal de Garibaldi; y Roberto Armenio, ingeniero militar del héroe italiano, que vino a vivir a Uruguay hacia fines del siglo XIX. El libro Instrucción popular para socorrer a los ahogados (1856) pertenece a Odicini y bien podría ser objeto de estudio de algún investigador en el Instituto Superior de Educación Física (ISEF) o de la Facultad de Medicina. La publicación de Armenio ya es otra cosa, apuesto que hay varios investigadores anotados para entrarle al Mapa militar de la República Oriental del Uruguay (1885).

Por último hay algunos textos digitalizados sobre distintos períodos históricos del Uruguay como Los treinta y tres (1895) de Luis Melián Lafinur, La conclusión de la Guerra Grande (1887) de Domingo Ordoñana, las Aclaraciones históricas (1884) de Antonio Pereira (Un oriental) o la compilación de autores varios Documentos oficiales referentes a los sucesos que han tenido lugar en la Villa de Tacuarembó (1856).

Un repaso panorámico por menos de la mitad de los libros digitalizados alcanza para dar cuenta del valor que aporta la BPL con su acervo a la difusión de nuestra cultura letrada. A partir de ahora estarán disponibles en formato digital para todos.

Entrevista en UNI Radio sobre nuestro proyecto para digitalizar obras patrimoniales en bibliotecas

El 23 de febrero estuvimos en UNI Radio Udelar contando cómo, a través de nuestro proyecto autores.uy, estamos digitalizando obras patrimoniales en bibliotecas para ponerlas a disposición de toda la ciudadanía en Internet, con tecnologías libres y de bajo costo. Carina Patrón, integrante del equipo de CC Uruguay, contó al programa «La Mañana» de UNI Radio los detalles del proyecto, detalló la construcción y el funcionamiento de nuestro escáner de libros Do It Yoursel (DIY) y explicó la importancia de que el dominio público esté disponible de manera libre en Internet. Pueden escuchar el audio de la entrevista en el sitio web de UNI Radio.

El patrimonio escrito en la nube – Nota en el semanario Búsqueda

Esta semana, en el número 1849 del semanario Búsqueda, se publicó un artículo escrito por Laura Gandolfo sobre los proyectos de digitalización y puesta a disposición del patrimonio cultural que estamos llevando adelante. La nota habla del convenio realizado por CC Uruguay con la Biblioteca del Poder Legislativo, así como del proyecto ganador del Fondo Concursable para digitalizar obras de distintas bibliotecas del país. A continuación transcribimos el artículo completo.


 

El patrimonio escrito en la nube

Creative Commons colaborará con la Biblioteca del Poder Legislativo y otras, para digitalizar publicaciones de dominio público

Hace más de un año la Biblioteca del Poder Legislativo, segunda en cantidad de volúmenes después de la Biblioteca Nacional, comenzó a digitalizar sus colecciones. Hasta 2013 no se había hecho nada en este sentido y en 2014 e inició, atacando varios frentes. Se empezaron a adquirir los archivos en formato PDF de la prensa diaria y se solicitaron presupuestos a los medios escritos para comprar ejemplares históricos. Otra parte del plan es incorporar libros para alimentar una colección digital. La página web de la institución, biblioteca.parlamento.gub.uy, que será actualizada próximamente, incluye el catálogo completo de los volúmenes.La digitalización del documento original de la Constitución de la República de 1830, presentada en julio de 2015 en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo configura un mojón en este proceso de renovación. Se destapó la cúpula donde se encuentra el folio, que fue limpiado y escaneado, en un trabajo conjunto con la Biblioteca Nacional. “A partir de ahí nos planteamos planes para hacer este procedimiento con otras porciones de la colección”, dijo a Búsqueda Mónica Paz, directora de Servicios Bibliotecológicos del Palacio Legislativo. “La colección más importante es la de obras monográficas (libros), de 250.000 volúmenes. Tenemos 700.000 diarios y semanarios y 150.000 revistas especializadas y generales”, añadió.

Para ello firmaron un convenio de colaboración con la Biblioteca Nacional para hacer sinergia de esfuerzos y recursos y que los materiales lleguen con celeridad al público. La primera etapa del trabajo aborda las publicaciones periódicas, que se están adquiriendo en soporte digital en su totalidad. El otro convenio que la Biblioteca del Palacio firmó recientemente —el 21 de diciembre— fue con Creative Commons (CC), una organización internacional que ganó un Fondo Concursable de $ 194.000 para trabajar desde febrero en esta biblioteca, y cinco más: la del Museo Zorrilla, la comunitaria Paco Espínola, la municipal Francisco Schinca y las departamentales de Canelones y Maldonado. Cada una de las seis seleccionará 30 obras literarias en el correr de este año, de alto valor patrimonial e histórico, para su digitalización, a lo que se agregarán trabajos de formación y promoción del soporte digital. La primera en concretarlo será la biblioteca del Palacio.

CC es una organización internacional sin fines de lucro, con base importante en España, que se dedica a trasladar libros en papel a formatos digitales, así como a difundir obras de dominio público, o sea que ya no pagan derechos de autor, condición que en Uruguay se alcanza después de 50 años del fallecimiento del autor. CC Uruguay se dedica a compartir la creatividad y el conocimiento a través de una serie de instrumentos jurídicos gratuitos. El grupo creó y alimenta la base de datos autores.uy, un portal que reúne información de autores uruguayos de todas las disciplinas. Como los contenidos se publican con licencia abierta, el usuario puede descargarlos para uso libre. Tiene unas 7.200 fichas de autores, con más de 1.000 autores de dominio público identificados, y permite el acceso a unas 600 obras literarias. Este año apostará a lanzar una sección de obras de artes plásticas y visuales nacionales de dominio público.

CC realizará en marzo un taller para digitalizar algunas obras de la Biblioteca del Legislativo que el registro autores.uy no contenga ya, y capacitará al personal para realizar este trabajo más adelante. Primero se digitalizará la colección de La Camareta, la porción más antigua de los materiales más valiosos del Poder Legislativo, compuesta por unas 400 piezas únicas y primeras impresiones que no circulan en préstamo al público por su fragilidad. Allí se encuentra algún Quijote ilustrado, una Biblia grabada en oro, obras con mucho valor en el mercado, actas manuscritas de la Sala de Representantes de 1828, el libro La conversación consigo mismo (1817), de Louis Antonie, el Marqués de Caracciolo, que José Artigas autografió y dedicó a su amigo Rómulo de Yegros, según detalló Paz.

El 1º de enero pasaron a dominio público Peloduro, José Belloni, Vicente Puig, Antonio Grompone y Edmundo Bianchi, entre otros. Eso motivó que la Biblioteca del Legislativo esté buscando en sus materiales alguna publicación de esos artistas. “El dominio público es el fondo de bienes comunes culturales que todas las personas pueden disfrutar libremente. Además, sirve como sustento e inspiración para crear obras nuevas, así como para reinterpretar los símbolos que circulan en la cultura. De esta manera, el dominio público es el eje sobre el que se asienta el derecho de acceder a la cultura y de participar en ella”, sostiene CC en su web.

“Ofrecemos alternativas más libres y abiertas que el ‘todos los derechos reservados’ con el que habitualmente los creadores publicaban las obras”, dijo a Búsqueda Rodrigo Barbano, miembro del equipo de CC. “De este modo, los autores pueden liberar algunos derechos sobre sus obras (por ejemplo el de copia y distribución), y optar por reservarse otros, como la utilización comercial”, explicó. Barbano también dijo que las acciones del equipo responden a una carencia que han detectado. “CC Uruguay está particularmente sensibilizado por la falta actual del acceso al dominio público y por la falta de políticas públicas de digitalización (si bien hay impulsos puntuales de varias instituciones), y es por tal motivo que hacemos un trabajo de promoción de la importancia de la digitalización, preservación y difusión de estas obras”.

Algunos tareas emprendidas por CC fueron asesorar y colaborar con la Universidad de la República para incorporar las licencias libres en la educación, de forma tal que los trabajos creados por docentes y estudiantes puedan ser distribuidos y reutilizados en el ámbito educativo y por la sociedad en general. “Así se genera un círculo virtuoso de creación de materiales de estudio, de publicación de los trabajos de tesis a través de la plataforma Colibrí, entre otros”, explicó Barbano. Algunos otros organismos con los que han colaborado para liberar obras o licencias fueron la Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y del Conocimiento (Agesic), la Intendencia de Montevideo, el MEC y la Secretaría del Bicentenario.

Para Barbano, el acceso, recuperación y difusión del dominio público es la manera que tienen las sociedades de desarrollarse y generar nuevas obras culturales: nutriéndose de su entorno y de la creación previa. “Esto es solo un paliativo a un problema de fondo que son las grandes restricciones que las leyes de derechos de autor les imponen a los autores y a la sociedad, dificultando o impidiendo directamente la circulación de los bienes culturales y la recuperación patrimonial, en el caso, por ejemplo, de las obras en dominio público o de obras cuyos autores no pueden ser identificados o contactados”.

Leer la nota en Búsqueda.

Fondo Concursable para digitalizar el patrimonio literario en bibliotecas

Tenemos el placer de contarles que, a través de nuestro proyecto autores.uy, hemos sido premiados con un Fondo Concursable para digitalizar durante 2016 el patrimonio literario en bibliotecas de nuestro país.

El nombre del proyecto premiado es «autores.uy: digitalización del patrimonio literario en bibliotecas públicas«.

En este proyecto implementaremos una nueva etapa de la iniciativa autores.uy, orientándonos a la digitalización intensiva de libros y otros materiales escritos de alto valor patrimonial e histórico, para poner a disposición de la sociedad.

Digitalizaremos y pondremos a disposición de la ciudadanía en Internet un mínimo de 180 libros y otros materiales escritos de los acervos de bibliotecas de Montevideo, Canelones y Maldonado. Los materiales serán especialmente elegidos por su alto valor histórico y patrimonial, entre aquellos que ya ingresaron en dominio público pero que aún no se encuentran disponibles online.

La digitalización se realizará con el escáner de libros de hardware libre (es decir, de especificaciones abiertas que cualquiera puede implementar) que ha construido el equipo de Creative Commons Uruguay. Este dispositivo evita dañar los ejemplares y asegura la máxima calidad de los resultados en un proceso de escaneo y post-procesamiento de las imágenes rápido y sencillo.

Los materiales digitalizados se publicarán en autores.uy, así como en los repositorios online globales Wikimedia Commons, Wikisource e Internet Archive y se entregarán a las bibliotecas participantes.

Se realizarán eventos públicos en todas las bibliotecas participantes donde se presentarán los materiales digitalizados, se enseñará a utilizar herramientas de digitalización y se difundirá la importancia del dominio público para la preservación colectiva de la memoria histórica.

El proyecto se comunicará y difundirá en medios de prensa tradicionales, así como en medios digitales y redes sociales, con estrategias que asegurarán su visibilidad y la mayor llegada posible a la comunidad.

En suma, con este proyecto aportaremos a un mayor acceso y conocimiento de la población acerca del patrimonio cultural escrito. A través de herramientas TIC y de talleres presenciales, promoveremos y facilitaremos el derecho de acceso a la cultura y el ejercicio de la memoria colectiva.

Acá pueden acceder al documento con los detalles del proyecto.

Autores.uy: la base de datos de autores del Uruguay

Hoy martes 7 de octubre se lanza la segunda etapa de autores.uy, el proyecto de creación de una base de datos libre de autores del Uruguay. Hoy abrimos el acceso a la fase pública de prueba. Autores.uy es uno de los proyectos más ambiciosos y desafiantes en los que estuvimos trabajando en los últimos meses, con el objetivo de ofrecer un recurso útil para toda la sociedad. Las funcionalidades básicas del sitio ya están en marcha: un buscador de autores, un índice de fuentes bibliográficas y enlaces web, un índice de seudónimos, una función para exportar los datos de la base, así como representaciones gráficas de distintos datos (distribución por sexo, incidencia del dominio público, entre otros). Por supuesto, la base de datos es libre y nuestra misión es alentar la reutilización de los datos para los más diversos propósitos. Al momento de publicar este post, tenemos una base considerable de autores cargados que alcanza los 1800 y que aumenta día a día. Asimismo logramos hace unos días el apoyo del Museo Nacional de Artes Visuales, que se suma al que ya teníamos desde hace algunas semanas por parte de la Biblioteca Nacional.

El total de autores uruguayos es un dato desconocido, pero estimamos que no es inferior a los 40 mil. Por esto, el proyecto de la base de datos recién comienza, y serán más que bienvenidas todas las ayudas y aportes de ustedes. Ayer creamos una dirección de contacto por la cual la gente puede mandar sugerencias, impresiones sobre el sitio, correcciones, ofrecimientos de colaboración, etc.

Las ventajas de tener una base de datos libre de autores uruguayos son muchísimas. Entre ellas, nos permitirá identificar todos los años los nuevos autores que entran en dominio público. A modo de ejemplo, ya sabemos de 18 autores que entrarán en dominio público el 1 de enero de 2015, entre quienes están Felisberto Hernández, Julio Sosa y Francisco Canaro.

A continuación transcribimos el texto que presenta la base de datos en el sitio web autores.uy:

«¿Para qué una base de datos de autores del Uruguay?

Una base de datos de autores del Uruguay sirve para sistematizar la información que antes estaba dispersa o no accesible sobre los autores y las obras intelectuales uruguayas. Es importante contar con datos confiables y actualizados que permitan a docentes, investigadores, aficionados al arte y cualquier otra persona interesada en el patrimonio cultural uruguayo, consultar y reutilizar la información sobre las obras y autores que forman nuestro acervo cultural común.

Está construida de forma que la información sobre el estado de derechos de autor sea fácilmente identificable (dominio público, dominio privado o desconocido). Esta categorización, como señala la Fundación Vía Libre, es de importancia estratégica para diversos sectores:

  • para las bibliotecas, los museos y los archivos, que podrán digitalizar y disponibilizar sus obras con mayor seguridad de que no están infringiendo la ley de derecho de autor;
  • para los editores, que podrán tomar decisiones alrededor de qué obras publicar o reeditar en función de la situación de la titularidad de los derechos;
  • para los coleccionistas y las comunidades de digitalización comunitaria, que podrán saber si los archivos que digitalizan y disponibilizan están o no bajo derecho de autor;
  • para el Estado, porque le permitirá tomar decisiones de políticas públicas en materia cultural atendiendo a la situación legal de las obras;
  • para el público en general, que se verá beneficiado por la acción de todo el resto de los sectores involucrados.

La base de datos incluye filtros por disciplinas autorales, que permiten que los interesados en una disciplina en particular centren sus búsquedas en el área de su interés.

Asimismo, se permite la visualización de los autores en función del sexo, lo cual brinda un panorama de la desigualdad de género en el ámbito autoral, contribuyendo así al análisis y el establecimiento de políticas públicas en la materia.

Las fichas de los autores incluyen enlaces a Wikipedia, IMDb y otros sitios de consulta.

Esta base de datos cuenta con el apoyo de Creative Commons Uruguay, la Biblioteca Nacional de Uruguay y el Museo Nacional de Artes Visuales