Lecturas veraniegas: recomendaciones para las vacaciones

Después del vertiginoso ritmo de fin de año, llega el descanso del verano. Muchas personas aprovechan para retomar lecturas pendientes o empezar nuevas. En autores.uy, tenemos una importante colección de libros de ficción (cuentos, novelas, poesías y teatro) liberados por sus propios autores que podés descargar gratuita y libremente para disfrutar en una variedad de formatos (pdf, epub, kindle).

¿Querés saber qué podés encontrar en nuestra plataforma? Seguinos a través de #LecturasVeraniegas por nuestras redes sociales durante las próximas semanas para conocer la primera edición de esta campaña sobre lecturas recreativas, pensada para todos los gustos en temporada estival. Esperamos que les guste.

Una escritura sitiada: Susana Soca

Por Alejandro Gortázar

Una escritura sitiada

La trayectoria de Susana Soca está marcada por el viaje, no sólo porque murió trágicamente en un accidente de avión con poco más de 50 años, sino porque se movió entre dos naciones: Francia y Uruguay. La poesía fue su refugio, la casa que le permitía conectarse con su lengua materna en el extranjero. Creó una revista que concibió como un puente con el resto del mundo y como contribución a la modernización cultural del país.

Fue la hija única de una importante familia montevideana, los Soca-Blanco Acevedo. José Batlle y Ordóñez y Eduardo Acevedo Vasquez fueron los padrinos del matrimonio de sus padres. Manejaba nueve idiomas, entre ellos el ruso. No se casó, ni tuvo hijos. No fue “la mujer de” ninguno de los escritores uruguayos o extranjeros que conoció. A su vez, pertenece a la historia cultural de Francia y de Uruguay en igual medida. Todos estos aspectos de su biografía conspiran tal vez para que no se preste demasiada atención a su obra.

En 1937 Susana Soca fundó en París la revista La Licorne junto a Paul Éluard durante la resistencia a la ocupación nazi en París. Algunos sostienen que sacó de Rusia el manuscrito de la novela El doctor Jivago de Boris Pasternak para el editor que luego la publicaría en Italia. Picasso le hizo un retrato, Henri Cartier Bresson le sacó una foto al lado del retrato, Borges le dedicó un poema de El hacedor (1960) y Onetti la novela Juntacadáveres (1965).

La fantasía machista se encargó de hacer correr diferentes “rumores” de relaciones amorosas con tal o cual escritor. Resulta más interesante considerar su actividad como directora de la revista que fundó en París y que luego trajo a Montevideo y rebautizó Entregas de la Licorne (publicada entre 1952 y 1959). Pero sobre todo considerar sus dos poemarios póstumos: En un país de la memoria (1959) y Noche cerrada (1962).

En el exilio la única casa es la escritura”

Esta frase de Theodor Adorno (Minima moralia, 1951) le cabe perfectamente a la poética de Susana Soca. La escritura poética fue su refugio hispánico en París, ciudad sitiada por los nazis.

Tal vez la metáfora que defina mejor el lugar de su voz poética es precisamente el de esa ciudad sitiada. En su prólogo a En un país de la memoria, el único libro ideado por la poetisa (Noche cerrada es una publicación póstuma que reúne material inédito), establece este momento como fundante, el momento en el que despierta su necesidad de escribir y publicar su poesía.

Soca estaba doblemente sitiada, por el alemán y por el francés que sus amigos de la resistencia hablaban. La poesía era entonces un refugio donde conectaba con “el país de la memoria”, con su infancia y juventud en Montevideo.

Pero tal vez el pasado fuera una tercera forma del sitio, que la ataba como sugiere en el prólogo a “un país familiar y perdido, recordado y no presente, un país en el que ya no vivo”.

El final del poema “En un país de la memoria” indica la ruptura con ese país imaginado:

“No sirven las palabras que en otra vida acaban.En el amanecer de una tercera vida,/ las cosas se retiran de sus nombres,/ desencontradas van por tranquilos lugares/ apenas lisos y resbaladizos. (…) He de salir de la antigua memoria/ extranjera a los climas que no fueron sus climas,/ sin tiempo para los nuevos recuerdos./ Un canto llega a mi boca,/ como si nunca hubiese sido mío,/ escucho sin hablar y alguna vez lo sigo.”

Situada en ese desajuste entre el presente y el pasado, la nueva voz es la de un otro, la de una tercera vida que la espera fuera del territorio de la memoria.

Apenas dos poemas de su “tercera vida” se publican como Epílogo del libro: “Laberinto” y “Vino para los ojos” el último poema inconcluso que Soca dedicó a Boris Pasternak.

Un cuarto sitio: el silencio

Susana Soca desarrolló su actividad durante los años cuarentas y cincuentas. Sin embargo la generación del 45 o generación crítica la desestimó. El silencio de la mayoría de sus pares tanto en los sesenta como hoy es una cuarta forma del sitio a la que fue sometida luego de su muerte.

Parece que la escritura de Soca no tiene cabida en el reino poético femenino que montó esta generación y que ocupan todavía hoy Idea Vilariño, Ida Vitale y Amanda Berenguer.

En 1968 el proyecto crítico y estético del 45 dominaba el campo literario. Ese año se publica la colección por entregas de Capítulo Oriental que intentaba establecer “un panorama completo (…) de las obras más representativas de la producción nacional.” En el fascículo 32 elaborado por el poeta Enrique Fierro, así como en la breve antología que lo acompañaba, Susana Soca no aparece.

Tal vez su poesía no concordaba, por ejemplo, con el coloquialismo de un Mario Benedetti. Tal vez en el contexto del nacionalismo de los sesenta no cabía una poetisa y crítica que desde su revista promovía homenajes a Paul Éluard, Jules Supervielle (uruguayo y francés al mismo tiempo como Soca) o Boris Pasternak. O quizá fue su pertenencia a una familia de la clase dominante.

Algunos críticos contemporáneos como Amir Hamed en Orientales. Uruguay a través de su poesía (1996), en otro contexto y con otros intereses, han recuperado su poesía y su intervención en el campo literario uruguayo. Otros, como Silvia Lago, Washington Benavídes y Rafael Courtoisie en su Antología plural de la poesía uruguaya del siglo XX (1995), siguen reproduciendo este silencio viejo alrededor de Susana Soca.

Susana Soca no es el nombre de lo “cosmopolita” o lo “foráneo” en la literatura uruguaya, utilizando los términos de la vieja crítica literaria que postula la oposición entre lo local y lo global. Es el nombre de un diálogo necesario con el mundo, no exento de aspectos como la dominación y el conflicto. Un diálogo que hoy resulta imprescindible para las diferentes tribus de la cultura “nacional” demasiado interesadas en sus ombligos.

Este texto fue publicado, con algunas diferencias, en la diaria con el título: “Una escritura sitiada. El 19 de junio se cumplirán 100 años del nacimiento de la poetisa Susana Soca.” (la diaria Nº 62. Montevideo, 16/06/06: 5). Disponible en: https://sujetos.uy/2014/09/21/una-escritura-sitiada-susana-soca/

Autores.uy: la base de datos de autores del Uruguay

Hoy martes 7 de octubre se lanza la segunda etapa de autores.uy, el proyecto de creación de una base de datos libre de autores del Uruguay. Hoy abrimos el acceso a la fase pública de prueba. Autores.uy es uno de los proyectos más ambiciosos y desafiantes en los que estuvimos trabajando en los últimos meses, con el objetivo de ofrecer un recurso útil para toda la sociedad. Las funcionalidades básicas del sitio ya están en marcha: un buscador de autores, un índice de fuentes bibliográficas y enlaces web, un índice de seudónimos, una función para exportar los datos de la base, así como representaciones gráficas de distintos datos (distribución por sexo, incidencia del dominio público, entre otros). Por supuesto, la base de datos es libre y nuestra misión es alentar la reutilización de los datos para los más diversos propósitos. Al momento de publicar este post, tenemos una base considerable de autores cargados que alcanza los 1800 y que aumenta día a día. Asimismo logramos hace unos días el apoyo del Museo Nacional de Artes Visuales, que se suma al que ya teníamos desde hace algunas semanas por parte de la Biblioteca Nacional.

El total de autores uruguayos es un dato desconocido, pero estimamos que no es inferior a los 40 mil. Por esto, el proyecto de la base de datos recién comienza, y serán más que bienvenidas todas las ayudas y aportes de ustedes. Ayer creamos una dirección de contacto por la cual la gente puede mandar sugerencias, impresiones sobre el sitio, correcciones, ofrecimientos de colaboración, etc.

Las ventajas de tener una base de datos libre de autores uruguayos son muchísimas. Entre ellas, nos permitirá identificar todos los años los nuevos autores que entran en dominio público. A modo de ejemplo, ya sabemos de 18 autores que entrarán en dominio público el 1 de enero de 2015, entre quienes están Felisberto Hernández, Julio Sosa y Francisco Canaro.

A continuación transcribimos el texto que presenta la base de datos en el sitio web autores.uy:

¿Para qué una base de datos de autores del Uruguay?

Una base de datos de autores del Uruguay sirve para sistematizar la información que antes estaba dispersa o no accesible sobre los autores y las obras intelectuales uruguayas. Es importante contar con datos confiables y actualizados que permitan a docentes, investigadores, aficionados al arte y cualquier otra persona interesada en el patrimonio cultural uruguayo, consultar y reutilizar la información sobre las obras y autores que forman nuestro acervo cultural común.

Está construida de forma que la información sobre el estado de derechos de autor sea fácilmente identificable (dominio público, dominio privado o desconocido). Esta categorización, como señala la Fundación Vía Libre, es de importancia estratégica para diversos sectores:

  • para las bibliotecas, los museos y los archivos, que podrán digitalizar y disponibilizar sus obras con mayor seguridad de que no están infringiendo la ley de derecho de autor;
  • para los editores, que podrán tomar decisiones alrededor de qué obras publicar o reeditar en función de la situación de la titularidad de los derechos;
  • para los coleccionistas y las comunidades de digitalización comunitaria, que podrán saber si los archivos que digitalizan y disponibilizan están o no bajo derecho de autor;
  • para el Estado, porque le permitirá tomar decisiones de políticas públicas en materia cultural atendiendo a la situación legal de las obras;
  • para el público en general, que se verá beneficiado por la acción de todo el resto de los sectores involucrados.

La base de datos incluye filtros por disciplinas autorales, que permiten que los interesados en una disciplina en particular centren sus búsquedas en el área de su interés.

Asimismo, se permite la visualización de los autores en función del sexo, lo cual brinda un panorama de la desigualdad de género en el ámbito autoral, contribuyendo así al análisis y el establecimiento de políticas públicas en la materia.

Las fichas de los autores incluyen enlaces a Wikipedia, IMDb y otros sitios de consulta.

Esta base de datos cuenta con el apoyo de Creative Commons Uruguay, la Biblioteca Nacional de Uruguay y el Museo Nacional de Artes Visuales.”