Obras huérfanas: un obstáculo para la digitalización y el acceso al patrimonio

Portada de la Revista Caras y Caretas

Portada de la Revista Caras y Caretas n° 24 (28/12/1890), ilustrada por Charles Schütz bajo el seudónimo d’Arsviller. Un ejemplo de obra huérfana.

En autores.uy trabajamos cotidianamente en la digitalización y puesta a disposición de obras en dominio público. Por regla general, en Uruguay las obras autorales entran en dominio público 50 años después de la muerte de su autor. Nuestra base de datos de autores permite conocer de manera sencilla qué autores fallecieron hace más de 50 años en los casos en que existen fuentes externas que registren esa información. Sin embargo, no siempre es fácil acceder a ese dato. ¿Qué pasa cuando las obras son seudónimas o anónimas? En esos casos, la ley prevé que el ingreso en dominio público ocurrirá 50 años después de que la obra haya sido hecha accesible al público, salvo que antes de cumplido dicho lapso el autor revele su identidad.

¿Y qué pasa cuando sabemos quién escribió, dibujó, compuso o diseñó una obra pero no encontramos su fecha de muerte? ¿Y si sabemos la fecha de nacimiento y podemos suponer que ya ha fallecido, como en el caso de los autores que nacieron en la primera década del siglo XX, pero no sabemos si murió hace más o menos de 50 años? ¿Y si contamos con datos parciales de la persona, tales como su apellido, o sus iniciales, pero no podemos identificarla? ¿Cómo calcular en estos casos los 50 años luego de los cuales su obra ingresa en dominio público? A estas obras se les llama obras huérfanas.

Un ejemplo que hemos encontrado en nuestra base de datos es el de las obras de Charles Schütz, quien fuera un destacado dibujante francés que volcó su arte en las portadas de la versión montevideana de la revista Caras y Caretas a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Este dibujante realizó, sólo en los 85 números de Caras y Caretas, cerca de 1000 caricaturas, dibujos y orlas con un trazo brillante y ocurrente. Al buscar información sobre él, no se encuentra más que el dato de que provenía de Alsacia (considerándose a sí mismo francés y no alemán), que en 1890 estaba viviendo en Montevideo y que fue socio de Eustaquio Pellicer en la publicación de la revista. En el artículo de Wikipedia sobre este último, se ha incluido una caricatura donde ambos editores de la revista están representados. Esa caricatura incluida en Wikipedia proviene de la digitalización que realizó la Biblioteca Nacional de España de la revista. En Uruguay la digitalización de esa obra no es legal, dado que aún no contamos con una normativa que permita reproducir y brindar acceso a obras huérfanas.

Recientemente, dentro del marco del trabajo que estamos haciendo en autores.uy con las bibliotecas de distintos departamentos del país en el marco del Fondo Concursable para la Cultura, la Biblioteca Municipal de Maldonado nos proporcionó libros con los que nos disponíamos a trabajar. Entre ellos destaca un libro de poesías sobre Maldonado, con imágenes muy bellas y con signos de haber sido utilizado por mucho tiempo (hojas ajadas, restauradas, etc). El libro está firmado por J. Rizzo y la portada fue dibujada por J. Pardo. Cuando fuimos a ingresar la obra y sus autores a la base de datos nos dimos cuenta de que no sólo no encontrábamos señales del género de los autores o autoras sino que tampoco había ninguna fecha filiatoria. Lo único que sabíamos era que el libro había sido publicado en 1930. Buscamos sin éxito en los catálogos de la Biblioteca Nacional y de la Biblioteca del Palacio Legislativo, mientras que las compañeras bibliotecarias de Maldonado pesquisaron en busca de datos sobre estos autores y tampoco encontraron nada. Teníamos que tomar una decisión: excluir esa obra por no saber quién era exactamente su autor o tomar una actitud que sabíamos que bordea la ilegalidad, e incluirla dentro del trabajo para que la población de Maldonado y del resto del país pueda apreciar tan encendidas rimas sobre el departamento y tan bellos dibujos. Se imaginarán cuál fue nuestra decisión

Estas situaciones podrían resolverse si existiera en Uruguay una manera rápida, eficiente y legal de gestionar obras huérfanas. En la Unión Europea, por ejemplo, se creó una base de datos gestionada por la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE, donde se consignan y disponibilizan las obras que luego de una búsqueda exhaustiva de datos sobre sus autores y/o titulares se reconocen como obras huérfanas. ¿A qué se podría considerar una búsqueda exhaustiva? Creemos que podría incluir búsquedas en los catálogos de las bibliotecas nacionales más importantes, consultas en el registro de derechos de autor, tal vez un aviso en el Diario Oficial.

En la base de datos autores.uy hemos establecido un criterio para establecer cuándo una obra de un autor de quien conocemos su fecha de nacimiento y/o la fecha de publicación de una obra, pero no conocemos su fecha de muerte, se encuentra en dominio público con un 99% de certeza y podemos arriesgarnos a digitalizarla. Para saber más sobre el cálculo que realizamos pueden ingresar en esta página. Dado que el criterio que utilizamos está diseñado para evitar posibles riesgos legales, las estimaciones son conservadoras y nos llevan a estimar como pertenecientes al dominio privado una enorme cantidad de obras que probablemente ya hayan pasado al dominio público. De esta manera, muchas son las obras que siguen quedando sin digitalizar, con peligro real de deterioro y pérdida, sin que exista una alternativa legal y sin que haya ninguna razón para que la gente no pueda acceder a su patrimonio.

En Uruguay, una excepción en la ley de derecho de autor para obras huérfanas nos ayudaría a nosotros y a muchas otras instituciones culturales a manejar estas situaciones con agilidad y seguridad jurídica. De esta manera podríamos contribuir a dar a conocer, difundir y brindar acceso a miles de obras patrimoniales de las cuales, luego de una búsqueda exhaustiva, no se hallan datos fundamentales sobre sus autores. El proyecto de ley de reforma del derecho de autor que ya recibió media sanción de la Cámara de Senadores incluye un artículo que contempla el uso de las obras huérfanas en estos casos. Sabemos que seguirán surgiendo obras huérfanas y apostamos a que el Parlamento apruebe de manera definitiva la reforma de la ley de derecho de autor.

Un comentario en “Obras huérfanas: un obstáculo para la digitalización y el acceso al patrimonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*